La épica aventura vivida hace cien años por los vecinos de Altura al descubrir el manantial del Berro marcó un antes y un después en sus vidas, al igual que también marcará ahora la fuente conmemorativa del evento colocada por la agrupación Nace una Esperanza en la rotonda de la avenida España de Altura.

Los sistemas de iluminación, llenado de agua, propulsión de chorros y evacuación de aguas sobrantes de la fuente conmemorativa, que oficialmente será inaugurada el próximo domingo, fuerón probados anoche en la localidad para sorpresa y deleite de muchos vecinos, dadas las considerables dimensiones y embergadura del conjunto escultórico y base central construido sobre la rotonda.

Nace una Esperanza

Enrique Ventura . Foto: J. Plasencia.

Nace una Esperanza en Altura

Los elementos centrales de la fuente son las dos grandes figuras de bronce realizadas por el conocido orfebre y escultor, Enrique Ventura, que como fundador y en representación de la agrupación Nace una Esperanza, explicó a InfoPalancia los pormenores de la composición.

Las dos figuras, que reflejan el trabajo y esfuerzo conjunto realizado por los alturanos a principios del pasado siglo para oradar la tierra y arrancar el agua de sus entrañas, tienen un peso superior a los 400 kilos y se asientan sobre una base de hormigón rodeado de figuras en bajorelieve, que es bañado por una veintena de chorros de agua a presión. Todo esto se asienta sobre un vaso de agua de más de 15.000 metros cúbicos.

Los trabajos para levantar esto han sido realizados desinteresadamente por un nutrido grupo de vecinos, empresarios y voluntarios relacionados con la población, muchos de ellos pertenecients a la agrupación Nace una Esperanza.

Por su parte el Ayuntamiento de Altura ha colaborado en la actuación aportando los materiales necesarios para ello.

Las esculturas, fundidas en los talleres Bravo, de Carpesa, han sido financiadas por la Asociación Cultural Nace una Esperanza, cuyo propósito es “donarlas al pueblo para que sean colocadas en una rotonda de la avenida España y que siempre se recuerde lo que ocurrió”, explicó Ventura.

Y es que los alturanos se unieron el año 1915 para buscar el manantial de El Berro. La búsqueda del manantial fue una titánica lucha entre las fuerzas de la naturaleza y el férreo empeño de los habitantes del pueblo.

El nacimiento del manantial, ubicado a treinta metros de profundidad, salvo a la población de la pobreza y la sequía.

Enrique Ventura, que hace algunos años también rodó una película sobre la búsqueda del manantial, ha empleado ahora desinteresadamente casi un año de trabajo en modelar las figuras, de aproximadamente unos dos metros de alto.

Chelo Torrejón.