Vicente Almiñana es un peleador incansable. Hace ocho años se metió a las lides de esto de la política municipal. Esta es la tercera legislatura en la que este convencido socialista pretende llegar al sillón de la alcaldía del Ayuntamiento de Navajas.

– Entrevista Vicente Almiñana –

P- ¿Qué le mueve a presentarse a las elecciones?

R- No es algo que me haya planteado nunca. Uno hace lo que cree que es correcto hacer en cada momento. Se implica, o no lo hace, por diversas razones. En mi caso, puedo decir que soy socialista, vivo en Navajas, amo a Navajas y considero que puedo aportar mi esfuerzo, mi dedicación y mi ilusión para trabajar por mi pueblo. Estos motivos me llevaron a participar en la gestión municipal hace 8 años.

Hoy, tras un periodo negativo, ingrato, frustrante y desalentador, en el que he vivido con tristeza y preocupación, al igual que muchos navajeros/as, el deterioro de Navajas, con graves retrocesos en derechos y servicios, creo que estoy en la mejor disposición, por capacidad, experiencia, ilusión y decisión en liderar el cambio que Navajas necesita.

P- ¿Qué nos puede decir de su equipo?

R- Pues, que tanto ellos como yo, somos gente sencilla, vecinos de Navajas, nada más. Que no tenemos intereses ocultos ni peajes que abonar a nadie. Todos participamos de las mismas ideas. Nos une nuestro amor por Navajas y la ilusión de poder trabajar por nuestro pueblo junto con el resto de fuerzas políticas y el conjunto de la sociedad navajera.

Estamos convencidos de que hay mucho trabajo por hacer en el Ayuntamiento, de que hay otra forma de ejercer el poder, y muchas cosas por mejorar. Apostamos por el cambio en Navajas. Consideramos necesario dejar que el aire fresco llegue a todos los rincones de nuestro Ayuntamiento para que se convierta de verdad en la casa de todos.

P- ¿Cuáles son los tres pilares básicos de su programa electoral?

  • Reducir la deuda municipal. Nuestro objetivo es que el Ayuntamiento pueda prestar, con normalidad, los servicios de su competencia; ir pagando la deuda y sus intereses, y buscar soluciones económicas más ventajosas para Navajas.
  • Impulsar el turismo, Para el PSOE, el turismo debe ser el principal motor económico de Navajas. Con una apropiada puesta en valor de nuestro entorno natural, de la cultura, historia y patrimonio, del deporte y sus instalaciones, de nuestro comercio, de nuestras fiestas y tradiciones, etc. podremos obtener un turismo de calidad. Para ello, entre otras medidas, elaboraremos un proyecto de pueblo turístico, con la participación de las personas y colectivos que componen los distintos sectores de la sociedad navajera, contando con las Administraciones Públicas y la empresa privada para el asesoramiento en este proyecto.
  • Un gobierno eficaz y transparente. Nuestro propósito es avanzar hacia un modelo de Gobierno abierto en el que la ciudadanía entera se sienta representada. Un “ayuntamiento cristalino”, que ofrezca toda la información sobre la actividad municipal, un ayuntamiento ejemplar, en el que todo esté a la vista de todos. Un ayuntamiento en el que se optimicen los recursos disponibles mediante una gestión eficiente y eficaz.

P- ¿Qué resultados espera conseguir el próximo día 24?

R- La candidatura que encabezo se presenta a estas elecciones con el objetivo de ganarlas. Tras veinte años de gobierno del PP en los que el despilfarro, el desgobierno y la mala gestión han conducido a Navajas a la ruina económica y a la fractura social, creemos sinceramente que Navajas necesita un cambio de gobierno. Sería una broma que los que han conducido al pueblo a su situación actual ganaran las próximas elecciones. Confío en la madurez de los navajeros y navajeras, y sé que esto no va a suceder.

Navajas necesita este cambio y con él, pasar página y borrar esta etapa negra de su historia. El ayuntamiento necesita abrir las ventanas y dejar entrar aire fresco. El PSOE representa el cambio que Navajas necesita, un cambio tranquilo y sereno que impulse al territorio y a sus habitantes hacia el futuro, que haga de Navajas un pueblo pujante, que recobre el vigor económico, que sea capaz de generar bienestar.

Tenemos un gran proyecto para Navajas y contamos con el apoyo de un gran partido. Por ello, aspiramos a lograr la confianza de los navajeros y navajeras, confianza que nos permita gobernar la próxima legislatura.

P-  ¿Está dispuesto a pactar con algún partido?

R- Nuestro grupo se ha caracterizado siempre por el diálogo y la concertación como norma de funcionamiento tanto a nivel interno, como en el desempeño de nuestra labor como grupo en la oposición municipal. No me gusta la palabra “pacto”, si se entiende, como sucede en muchos casos de la vida política, como forma de lograr un reparto del poder municipal. En ese sentido, nuestro grupo está dispuesto a llegar a acuerdos con el resto de grupos políticos, pero descartamos un gran pacto de gobierno al comienzo de la legislatura. Creemos firmemente que trabajar por y para Navajas es una cuestión de todos, de los ciudadanos y ciudadanas y por supuesto, de todos los grupos con representación municipal. Y esta participación, en el PSOE creemos que debe ser en las mismas condiciones para todos los concejales electos. La mayoría de los votos únicamente debería servir para aquellas situaciones en las que no es posible llegar a ningún tipo de acuerdo.

P- Las negociaciones entrañan concesión. ¿Hasta dónde está dispuesto a ceder?

R- Hasta donde sea necesario para lograr buenos acuerdos para Navajas y para sus habitantes. Nuestros condicionantes son simples, están en la idiosincrasia del PSOE: la búsqueda de la igualdad, el bienestar de las personas y un desarrollo sostenible del territorio, con el máximo respeto al medio ambiente.

P- ¿Cuál es su sueño político?

Tener la oportunidad de poder demostrar a la ciudadanía navajera, que hay otra forma de gobernar, capaz de crear espacios de diálogo y colaboración, desde la base del respeto, incluso en la discrepancia. Me gustaría normalizar la vida política en Navajas y comenzar una etapa nueva en la que pudiéramos convivir y hacer nuestro trabajo sin necesidad de recurrir constantemente a los tribunales para solucionar los problemas. Me gustaría que todos los grupos políticos asumiéramos que no somos enemigos a los que hay que denostar, que nuestros enemigos son las desigualdades, las necesidades de la gente, y todo aquello que va en contra del pueblo y sus habitantes. Me gustaría que Navajas pudiera ofrecer oportunidades a las personas. Que éstas no tuvieran que abandonar el pueblo en busca de esas oportunidades. Me gustaría en definitiva colaborar activamente en el progreso de Navajas.

P- ¿Dónde está el límite con el rival?

R- Nuestros rivales son personas, que al igual que nosotros, se implican en trabajar por su pueblo, por lo que me merecen el máximo respecto. Seguramente no compartiremos muchas ideas ni prioridades, pero otras sí. El límite con los rivales debe estar en la aplicación de la legalidad y el respeto a las personas y sus opiniones, dentro del juego democrático y de las más elementales normas de educación y comportamiento.

P- ¿Qué opina de la aplicación electoral de la ley D’Hondt?

R- Es el sistema que tenemos y por tanto hay que aceptarlo, con sus virtudes y defectos. Es un sistema proporcional, que, en general, la gente no entiende bien. Se dice que la ley D’Hont favorece a los partidos grandes. No es que perjudique a los partidos pequeños, sino que los partidos que obtienen un mayor número de votos, pueden aprovechar mejor los restos. Esto tiene especial incidencia cuando el número de escaños a repartir es pequeño.

P- Mario Vargas Llosa dijo que La política saca a flote lo peor del ser humano. ¿Está de acuerdo con ello?

R- Yo creo que el ser humano saca a relucir, lo bueno, o lo malo que lleva dentro, cuando tiene ocasión de ello. La inmensa mayoría de políticos que conozco son personas honestas, luchadoras, con un amplio sentido de la responsabilidad y un gran espíritu de servicio a los demás. Lamentablemente, tenemos que ver cómo en todos los grupos políticos existen personas que no poseen esos valores y acaban siendo corruptas. Algunas de estas personas, como el popular Zaplana, que llegaron a la política para servirse en lugar de servir; y otras que en el desarrollo de su actividad despiertan sus peores instintos y se dejan llevar por ellos. Sin embargo, a pesar de esto, yo creo en las personas y afortunadamente vivo en una sociedad en la que predomina “la buena gente”, también entre los políticos. Gente solidaria, personas anónimas dispuestas a ayudar a los demás, personas que sacan a flote lo mejor de sí mismos cuando la situación lo requiere.

P- ¿Qué desea para los próximos cuatro años?

R- Que Navajas haya podido reducir considerablemente su deuda. Que los concejales podamos trabajar en igualdad de condiciones y nos pongamos de acuerdo y acertemos en las soluciones que Navajas necesita. Que los navajeros y navajeras vuelvan a sentirse orgullosos de su pueblo y se sientan igualmente orgullosos de sus gobernantes. Ah, y un nieto/a para Pilar.

Chelo Torrejón/ Vicente Plantado.