La llegada del otoño, finalización de las fiestas patronales en prácticamente todos los municipios de nuestra comarca y monotonía de los cada vez días más cortos, se confabulan para animarnos a luchar contra esos kilos de más que parece que se nos han pegado al cuerpo sin tener en cuenta nuestros deseos y que pueden acabar por arruinar nuestra imagen y nuestra salud.

Por ello este es un buen momento para animarse a abandonar la sedentaria vida de sofá y cervecita y empezar a practicar algún deporte, cuanto menos a hacer un poco de ejercicio físico.

Es hora de ir al gimnasio

Sala de musculación. Foto:Ch.T.

Las posibilidades para hacerlo son múltiples y variadas. Puedes salir a correr por libre, inscribirte en un club deportivo o incluso apuntarte a un equipo federado, aunque para empezar lo mejor es acudir a un centro especializado con profesionales cualificados que asesoran y guían a los usuarios en función de sus características, situación y objetivo perseguido

Para aquellos que se quieren iniciar en el mundo del ejercicio, los gimnasios son una buena oportunidad para valorar y decidir qué es lo que a uno le puede gustar más o menos y cuál puede ser su actividad física adecuada.

Uno de dichos centros lo puedes encontrar en Segorbe, donde el Gimnasio Bellés ha modernizado su imagen, renovado bicicletas, ampliado equipos, incluido en su plantilla un entrenador personal y dotado una sala con chalecos electro estimuladores.

Todo ello convierte al Gimnasio Bellés en una buena opción para este momento, ya que el gimnasio es un concepto que ha ido cambiando mucho a lo largo de los años, de manera que ha dejado de ser un espacio donde uno iba sólo a quemar calorías y ha pasado a ser un centro “social”, un club. Reunirse con amigos para pasar un buen rato, verse mejor, mimarse… cualquier razón sirve si al final lo que se consigue es ganar salud y bienestar.

Sala de RPM. Foto:Ch.T.

Sala de RPM. Foto:Ch.T.

Así existen multitud de variables dentro del gimnasio para practicar actividades en grupo, con salas específicas para ello, como son el RPM, Kravmaga, Kick-Boxing y Zumba, entre otras muchas actividades monitorizadas, además de para tonificar y fortalecer todos los grupos musculares con peso libre en la sala de musculación,

Ante toda esta oferta, parece imposible no encontrar la opción que más se adapte a las necesidades de cada uno.
Tener en un solo espacio diferentes tipos de equipamientos facilita también el hecho de que se pueda entrenar sin llegar al aburrimiento, que suele ser una de las “excusas” más utilizadas por quienes, pasados unos meses, deciden eliminar la cuota del gimnasio de sus gastos mensuales. En realidad, no debe verse como un gasto sino como una inversión en salud. Cuando se dispone de la posibilidad de entrenar de manera combinada las distintas partes de cuerpo, el aburrimiento desaparece. Seguir una rutina en la sala para tonificar no gusta a todo el mundo, es cierto, pero por qué no seguir una clase dirigida de tonificación (tipo Body Pump) donde los músculos trabajan y no supone permanecer sentado en una máquina subiendo y bajando una polea.

Usuarios de gimnasio. Foto:Ch.Torrejón.

Usuarios de gimnasio. Foto:Ch.Torrejón.

En los gimnasios, siempre encontraremos detractores de unas actividades y forofos de otras. A quien siempre ha trabajado con pesas no se le va a ocurrir asistir a una clase dirigida pero tampoco es necesario, lo que hay que hacer es intentar encontrar aquello con lo que uno se siente cómodo y poder conseguir el objetivo por el cual nos hemos apuntado al club.

Es hora de ir al gimnasio

Chelo Torrejón.