Más de 250 personas acudieron la pasada a la Comida de Navidad organziada por El Club Deportivo de Fútbol Sala Segorbe , que ha querido recuperar este año su tradicional comida después de un parón de dos años.

Así el polideportivo municipal sirvió de marco para uno de los actos más bonitos de toda la temporada y en el que se reúne toda la familia del club, jugadores, técnicos, directivos y patrocinadores, y que este año aglutinó a más de 250 personas en su nuevo emplazamiento, la nueva Sala Multiusos del Pabellón Polideportivo Municipal.

Nuevamente volvieron a ser protagonistas las paellas, en esta ocasión cinco que fueron cocinadas voluntariamente por algunos aficionados del club y que sirvieron para dar de comer a todos los asistentes.

RODOLFO Y VENTURA
Tras la comida hubo fotos, regalos, la también tradicional rifa navideña, brindis y discursos, hablaron el míster del Viveros Mas de Valero, Manolín, algunos jugadores como Genís o Diego y el presidente del club, Ángel Palomar, que aprovechó para hacer un repaso a la actualidad deportiva del club, felicitó las navidades y agradeció la presencia en la comida de Estefanía Sales, Concejala de Deportes del Ayuntamiento.

Por otro lado el pasado viernes finalizó la octava edición del Campus navidad CDFS Segorbe.

Durante 6 días del periodo de Navidad, todos los niños y niñas han podido disfrutar de actividades culturales, deportivas, creativas y lúdicas, bajo el marco común del fútbol sala y con el sello del CLUB DEPORTIVO FUTBOL SALA SEGORBE. Todo ello, con la dirección y supervisión de un grupo excepcional de monitores, encargados de gestionar y organizar las diferentes actividades programadas durante el campus.

Los niños y niñas han podido aprender y perfeccionar aspectos técnicos del fútbol sala, sin olvidar los valores que este deporte nos transmite. También han podido poner en práctica su creatividad en los diferentes talleres realizados, así como ampliar sus conocimientos culturales de la ciudad de Segorbe.

Toda esta planificación, se ha desarrollado bajo un ambiente de diversión, compañerismo, cooperación, compromiso y trabajo, con unos monitores que se han dejado el alma con un solo objetivo, la sonrisa del niño en Navidad.

Chelo Torrejón