Diversos momentos de la inauguración. Fotos: José Plasencia.

Diversos momentos de la inauguración. Fotos: José Plasencia.

Chelo Torrejón/Segorbe

La Casa Garcerán de Segorbe acoge desde ayer la muestra La Exposición Regional Valenciana de 1909, organizada por la Fundación Bancaja en colaboración con la Real Academia de Cultura Valenciana.

Esta nueva propuesta cultural, que podrá visitarse hasta el próximo día uno de marzo, reúne más de medio centenar de paneles en los que se rememora la celebración de este evento, que marcó un antes y un dexpo-reginal-valencia9365wespués en la evolución urbana y social de la capital valenciana.

El proyecto se estructura en siete bloques, ofreciendo distintas visiones de lo que representó la exposición: desde su legado arquitectónico hasta un repaso por la iconografía que generó, así como una colección de imágenes del acto inaugural, la manifestación del valencianismo, su repercusión en el fomento de la riqueza regional, el reconocimiento para los impulsores y organizadores y la realidad de la Valencia de 1909. La exposición, que ahora viste las salas de la Casa Garcerán, fue la aportación realizada por la Real Academia de Cultura Valenciana (RACV) al centenario de la Exposición Regional y se ha realizado en conmemoración de otro centenario destacado, el de la creación de la propia Real Academia de Cultura Valenciana.

La exposición puede visitarse en la Casa Garcerán de Segorbe los viernes, sábados en horario de 17 a 20 horas y los domingos de 12:00 a 13:30 horas y de 17 a 20 horas. Toda la información sobre la exposición se puede consultar en la web www.fundacionbancaja.es.expo-regional-valenciana9372W

Con la Exposición Regional, organizada por el Ateneo Mercantil de Valencia, la ciudad recibió un impulso comercial e industrial, situándose en la vanguardia de las principales ciudades españolas y europeas. El evento representó la unión de esfuerzos de los distintos sectores de la sociedad civil valenciana, dando como resultado una manifestación de modernidad que se plasmó principalmente en el desarrollo urbanístico y arquitectónico de la ciudad, cuya impronta queda manifiesta todavía en el aspecto general de la misma y del que permanecen como testigos algunos edificios construidos para la ocasión. Además, el proyecto dejó como legado otros bienes como el Himno de la Exposición, encargado al maestro José Serrano y con letra de Maximiliano Thous, que en 1929 se convertiría en el Himno Regional Valenciano.

La inauguración tuvo lugar el 22 de mayo, en presencia del Rey Alfonso XIII, el Jefe de Gobierno, Antonio Maura y el Presidente del Círculo Mercantil, Tomás Trenor Palavicino, impulsor de la exposición. La muestra abarcó campos como la cultura, la industria, la economía, el arte, el ocio o el turismo y concurrieron un total de 110 localidades valencianas y 998 expositores, en su mayor parte de productos agrícolas y derivados, entre los que se encontraba Segorbe.

Los resultados fueron exitosos, a pesar de la coincidencia de su celebración con la Guerra del Riff y los sucesos de Barcelona, que mermaron la presencia de visitantes extranjeros, y de un balance económico final negativo que aconsejó prolongar su duración al 1910, con carácter nacional, para rentabilizar la inversión. Pero, a nivel arquitectónico, la exposición tuvo gran repercusión en toda Europa, al mismo nivel que cualquier otra feria internacional o nacional de la época.