Crema de la falla del Centro Ocupacional

Cremá de la falla. Foto: Ch.T.

Desde antiguo se ha tenido al fuego como herramienta de purificación y de adoración a los dioses. La cultura cristiana colocó la fiesta de San José en el comienzo de la primavera y eso sirvió a los carpinteros valencianos para, alrededor de esas fechas y obsequiando a su patrón, sacar a la calle todos aquellos trapos y enseres usados en el invierno en la cura de sus enfermedades así como los residuos inútiles de su artesanal industria y quemarlos hacia el 19 de Marzo…

Por cierto, siempre me he preguntado qué pensará el bueno de San José, de que en sus días grandes, en esta Valencia capitalina le hagan una preciosa ofrenda y pasacalles sin fin a la Virgen de los Desamparados… ¿Tendrá celos? ¿Quizás el santo se sienta desamparado? No sé responderme…

Cremá de la falla del Centro Ocupacional

Pero cerca de allí, en el Centro Ocupacional de Segorbe, en ese recinto donde se crean y elaboran unos productos artesanales siempre originales y siempre preciosos, donde ningún objeto realizado es idéntico al siguiente, han vuelto a diseñar, construir y quemar su falla, eso sí, con el retardo motivado por las lluvias de la semana anterior.

La falla más artesanal, ecológica y decana de esta ciudad representaba en esta ocasión a nuestros deportistas locales de élite -que lo son todos- a esos héroes anónimos que realizan titánicos esfuerzos similares a las grandes estrellas que copan los programas deportivos y las televisiones, pero sin buscar ninguna satisfacción más allá de lo personal. Como toda falla críticona, ésta intuyo que pensaba remarcar los valores de la constancia, el compañerismo, la solidaridad y el altruismo de que hacen gala nuestros atletas y no otros ámbitos de la sociedad. Justa y acertada dedicación.

Ninot indultad  Foto: Ch. T.

Ninot indultad de la falla. Foto: Chelo. T.

A las doce de la mañana, con la presencia de las autoridades pertinentes -alcalde y concejala de servicios sociales-, acompañados de un sol reconfortante y de una gran multitud de familiares e incondicionales, se comenzaban a quemar nuestros ciclistas, futbolistas, ajedrecistas, corredores y un largo etcétera de figuras y muñecos que formaban la encantadora falla.

Las llamas y las chispas, volátiles, traviesas y dispersas, terminaron sugiriendo a estos chicos y chicas, usuarios del Centro Ocupacional, que de las cenizas siempre brotan ideas y sin duda, sus monitores/as ya las habrán guardado en el cajón de los proyectos para la próxima primavera.

Manuel Vte.Martínez.