La centenaria feliz en su cumpleaños. Foto:Ana Monleón.

La centenaria feliz en su cumpleaños. Foto:Ana Monleón.

La sonejera Felisa María Gil cumplió, la pasada semana, 100 años. Rodeada de sus familiares y amigos esta centenaria, nacida en Castellnovo pero residente en Soneja, soplaba el sábado las velas por sus cien años. Todo un acontecimiento del que se mostraba “ilusionada, contenta y algo nerviosa, porque cien años no se cumplen todos los días”.

Para ello, su única hija Toñi, junto con sus nietos y sus biznietos, quisieron organizarle una fiesta a María, como la conocen cariñosamente en el municipio, a la que acudieron más de una cincuentena de amigos, familiares y conocidos.

Rodeada de regalos, flores, besos y abrazos María disfrutó de esta celebración tras una vida en en la que el trabajo y la familia fueron sus pilares básicos. No obstante, su carrera laboral comenzó cuando, con tan solo siete años, empezó a trabajar como niñera. Desde entonces, su vida ha girado en torno al trabajo. Muy vinculada a Francia, de donde era su marido, María se traslado a residir a París durante 40 años hasta que decidió regresar a España. Risueña y muy contenta, esta “joven” de 100 años confiesa que “es ahora cuando empiezo a envejecer”. Pero aún así, María está dispuesta a alcanzar “por lo menos hasta los 106”.

María con el alcalde. Foto: A.M.

María con el alcalde. Foto: A.M.

En la celebración, también estuvo presente el amigo de la familia y alcalde de Soneja, Benjamín Escriche, quien mostró “la alegría de todo el pueblo de que una de sus vecinas celebre este aniversario con salud y tan bien rodeada de familia y amigos”. Escriche entregó un saluda a Felisa María como felicitación de todo el pueblo de Soneja.

Ana Monleón.