Feria de la Vallada

Puesto de la Feria. Foto: M.L.

El miércoles siguiente a la fiesta de Pentecostes, en la que se festeja el quincuagésimo día después de la Pascua y que pone fin a la misma, es un día señalado para los vecinso de Jérica, que anualmente celebran tal día como hoy la ancestral feria de la Vallada.

Y es que los vecinos de Jérica han celerbado hoy la feria de la Vallada, de origen medieval, al igual que hacen todos los años cada miércoles después de Pentecostés. La feria se ubica en la plaza de la Libertad desde tiempos inmemorial para que pequeños y mayores disfruten, por un día, de juguetes y dulces típicos.

Tras la salida del colegio, los más pequeños no dudan en acudir con sus familiares a que les “ferien” algún juguete como los conocidos play móvil, las carracas o los caballos de plástico aunque, un año más, las pistolas de agua han sido el juego más demandado por los jóvenes jericanos. Para aliviar las altas temperaturas del día los más pequeños no han dudado en adquirir una pistola gigante y luchar a guerras de agua, como ya viene siendo habitual.

Por su parte, los mayores han disfrutado con los puestos de dulces y turrones de Benlloch y aprovechan para comprar planteles, cuchillos y marroquinería. Entrada la noche, la tradición dice que las cuadrillas de amigos y familias salgan de cena para celebrar lo que se conoce como la Feria de la Vallada.

Feria de la Vallada

Chelo Torrejón/ M.L.