Hoy Castellnovo ha amanecido con su entrada, por la carretera de Segorbe, vestida de colores y alegría gracias a unas pintadas sobre los muros del colegio y el parque infantil, que hacen aminorar la velocidad a todos los vehículos que por ese lugar acceden a nuestra localidad, para poder observar los dibujos que allí se exponen. ¿Y a qué se debe eso?, os preguntaréis.

El verdadero culpable es un club de esos cargado de utopías e ilusiones imposibles, de esos que se empeñan en crear castillos en el aire, en defender causas perdidas o en, simplemente, lanzarse a la aventura de soñar; un club, nada menos, de LECTURA… Me refiero al “Olmo Club de Lectura de Castellnovo” que en sus cuatro años de existencia, no sólo ha leído, comentado y analizado decenas de novelas y poemas, sino que ha editado libros, posee su propia web, forma parte de una revista digital y, desde un tiempo a esta parte, se ha empeñado en realizar actividades hacia el público y en la calle con la descabellada intención de promocionar la lectura… ¡En fin, allá ellos!…

Graffitis culturales en Castellnovo

Muro de graffitis. Fotos: Ancrugón.

El caso es que estos dibujos forman parte de una actividad destinada a los niños y niñas del CRA Palancia-Espadán, que engloba alumnos y alumnas de Algimia, Almedijar, Castellnovo, La Vall y Navajas, que tuvo su inicio a finales del curso pasado con un concurso de versos dedicados a la Naturaleza, una especie de greguerías, realizados por los escolares. Se presentaron 107 pequeñas creaciones de las que el jurado decidió que pasaran 12 a la final, entre las cuales se otorgaron un Primer premio, un Segundo, un Tercero y nueve accésits, cuyos nombres se harán públicos durante la fiesta del viernes 18 de este mes.

El segundo paso son estas pinturas, las cuales, a causa de que las personas encargadas de realizarlas son en su mayoría jóvenes estudiantes que comenzarán las clases a la semana que viene, se han llevado a cabo con tantos días de antelación. Cada una de ellas hace referencia a un verso de los ganadores y, el viernes 18, cada niño o niña ganador estampará su creación al lado del dibujo correspondiente, a lo largo de una tarde en la que habrá cuentacuentos, poesías, juegos relacionados con las palabras, música, regalos y merienda, en un acto que se denomina, emulando a la corriente procedente de Iberoamérica de escribir versos en la calle, “Acción Poética el Olmo”.

No debemos olvidarnos de dar nuestro más sincero agradecimiento a todas aquellas personas que nos han echado una mano para poder hacer realidad este sueño, a los miembros del Club y a las mamás que llegaban al parque con sus niños y se agregaban sin más a colaborar, pero en especial a Ximo Flor, el artista, el hombre que hace fácil lo que a nosotros nos parece imposible y que ha sido capaz de dar vida, en tan sólo tres días, a todos estos dibujos. Y también a ese grupito de muchachas que están constantemente trabajando para que el sueño de la cultura algún día pase a ser una realidad y que, gracias a su ilusión, los más grandes no perdemos la nuestra.

Graffitis culturales en Castellnovo

Ancrugón.