Hacia el fin del chavismo

De nuevo, ha sido esta mañana cuando me he enterado del asunto: más de ciento cincuenta militares venezolanos están apoyando a Juan Guaidó. Ignoro el número exacto que Venezuela tiene de militares tanto en activo, como en la reserva. Pero ciento cincuenta militares, no deja de ser una cantidad importante de oficiales del Ejército venezolano, que están desertando para unirse a Guaidó.

RODOLFO Y VENTURA
JOYERIA ROYO
Lo cierto es que cuando hasta los militares desertan para unirse al bando contrario, es que al Jefe del Estado le quedan un par de telediarios para seguir en el poder. Más o menos lo que ocurrió en Portugal y Grecia, y de forma simultánea. Pongo este par de buenos ejemplos de la Historia Contemporánea reciente, para ilustrar mis anteriores palabras. Pero también dejan sin apoyos a los que se quedan en el país al cual han jurado defender de todo ataque. No debe de ser por lo tanto una decisión fácil de tomar por parte de los militares desertores, pues siempre les pesará el no haberse quedado ayudando a sus compañeros. Pero hacerlo aboca al Estado dominado por el dictador de turno, a una lenta agonía o suicidio social, de consecuencias más que terribles para ese pueblo sometido al arbitrio del tirano de turno.

Lo malo vendrá luego, para los que han decidido quedarse, pues les vendrán las consabidas represalias, tanto por parte de los insurgentes, que no lo serán, como parte de la población que ha decidido civil que ha decidido quedarse en el país. Y no solo me estoy refiriendo a los militares, sino también a la policía del Estado, sus médicos, profesores, jueces y demás funcionariado, que sirven de soporte, para el nuevo aparato estatal. Sin ellos, sería o será que nazca el nuevo Estado venezolano, presidido por Juan Guaidó. E igualmente será necesaria la presencia en suelo venezolano, de personal cualificado extranjero para su reconstrucción. Y entre ellos, los españoles, claro, por ser originarios de la Madre Patria. Les queda por acometer, por lo tanto una tarea titánica de reedificación de Venezuela en todos los sentidos. ¡Buena suerte a todo/as los y las venezolano/as, desde la Madre Patria.

Amparo Gimeno Pastor