Héctor Hugo Navarro gana un nuevo premio literario en CordobaSin lugar a dudas el 2020 será recordado por muchos como un año maldito, plagado de encierros, desdichas y prohibiciones, aunque también los habrá que recordaran con una sonrisa y  agrado este atípico ejercicio de combinación de números con repetición.

Y una de estas últimas personas será sin duda Hector Hugo Navarro, que hoy vuelve a ocupar las páginas de InfoPalancia, no por publicar uno de los buenos artículos que acostumbra escribir, sino por haber conseguido un nuevo premio literario que sumar a su palmares apenas un mes después de obtener otro en Cantabria.

El premio conseguido ahora es  el de Novela Corta de los XXI  Premios Literarios 2020 convocados por la la Diputación de Córdoba, el  cual está dotado con la nada despreciable cifra de 12.000 euros y la publicación de la novela, titulada “Los ahogados”.

Cabe señalar que los Premios Literarios de la Diputación de Córdoba también incluyen la concesión de los Premios de Poesía Vicente Núñez y del de Narrativa Infantil y Juvenil, dotados con 9.000 y 3.000 euros, respectivamente, que han ido a parar a manos de Tomás Fernandez y Pedro Ruiz.

Centrando el punto de mira en el galardonado que más nos interesa, uno de los colaboradores más queridos de este periódico, Héctor Hugo Navarro, podemos apuntar que tuvo que competir con los otros 31 autores concurrentes a la sección de Novela Corta del certamen cordobés.

El jurado estuvo formado por la diputada de cultura, Salud Navajas -bendito nombre y curiosa coincidencia la de su apellido con el municipio en el que reside Héctor, además de por el escritor y jurista andaluz,  Antonio Manuel Rodríguez, la catedrática en literatura, María Ángeles Hermosilla y el músico canario, Blas Sánchez.

Los premios literarios de Córdoba, según Salud Navajas, pretenden “alentar a la ciudadanía a presentar sus trabajos literarios, suponiendo, además, una oportunidad para autores noveles y como punto de consagración para otros cuya trayectoria es más amplia”.

Entre unos y otros se podría situar a Héctor Hugo, quien en «Los ahogados» propone la historia de un pueblo maldito, ficticia, aunque verosímil, que podría situarse en la cuenca alta del Mijares o del Palancia. Un pueblo que desparece por la construcción de un pantano y que sirve de excusa para unir diferentes tramas que tienen en el pantano su hilo conductor. Podría decirse que el espacio es el protagonista.

Héctor Hugo Navarro, que a juzgar por los últimos hechos parece que podría vivir de ello, entiende que “lo normal cuando se concursa es no ganar. De los premios espero que me ayuden a llegar a más lectores. Vivir únicamente de la literatura es una rareza, suele haber otros apoyos”.

Y entre ellos para Héctor está su profesión. “Yo tengo claro que mi profesión hoy es la de docente, porque es la que me mantiene y por la que rindo cuentas. Trato de no desatenderla nunca y de momento me da más alegrías que disgustos, aunque es un trabajo que desgasta muchísimo y me cuesta verme quince o veinte años más en ello. Estaría muy bien poder tener más tiempo para escribir, siempre y cuando no significara tener que pasar por otro tipo de servidumbres que no me apetecen nada. Pero tampoco tengo claro que mi escritura o mi carrera literaria fuera a mejorar en ese caso”.

Chelo Torrejón – Foto:Javier Alamán y J.Plasencia 

RODOLFO Y VENTURA