Rafael Martín / Segorbe
La Consellería de Sanidad de la Generalidad Valenciana va a poner en marcha un plan experimental a nivel de la Comunidad para el tratamiento de hemodiálisis domiciliaria entre los afectados por deficiencias renales de la comarca del Palancia.
El citado plan, que comenzará a implantarse a lo largo de este primer trimestre del año, contempla la cesión a los afectados del aparato e instrumental, que sustituye a los riñones dañados realizando sus funciones.
En la comarca del Palancia se calcula que existen alrededor de 25 personas necesitadas de hemodiálisis que en la actualidad se ven obligadas a viajar a Sagunto una media de tres veces por semana para ser tratadas con las complicaciones que ello acarrea y el agotamiento mental que produce.
El anuncio de la implantación de este nuevo servicio sanitario ha sido dado a conocer por el alcalde de Segorbe, Rafael Calvo, en el transcurso de una reunión con pensionistas y jubilados de la comarca, pertenecientes al Centro Especializado de Atención a los Mayores de la capital del Palancia.
El alcalde explicó que para la hemodiálisis domiciliaria se requerirá un periodo de aprendizaje por parte de los particulares que puede prolongarse por espacio de dos meses, enseñanzas que serán impartidas por personal especializado, coordinándose sus actuaciones desde el Hospital Complementario de Segorbe.
Con posterioridad y una vez los enfermos hayan comenzado el autotratamiento, el Hospital contará con un especialista que atenderá cualquier consulta y tratará de resolver los problemas que puedan darse.
Calvo indicó que se trata de una experiencia pionera en las comarcas de interior de la Comunidad Valenciana que se encuentran a cierta distancia de los centros habituales de tratamiento y que su aplicación representará una mayor calidad de vida para los enfermos, no sólo por evitar desplazamientos y pérdidas de tiempo, sino también por las ventajas que proporciona en cuanto a indicadores de salud.
Por otra parte, a nivel económico, la hemodiálisis domiciliaria resulta mucho más barata que la realizada en un centro sanitario al reducir notablemente los índices de hospitalización y ahorro en el personal de enfermería, aunque requiere una fuerte inversión en el dializador y aparatos necesarios.