Homenaje a un hombre honesto, Chicho Ibáñez

Homenaje a un hombre honesto, Chicho Ibáñez

ESCUELA DE DANZA
JOYERIA ROYO
RODOLFO Y VENTURA
Era matemático. Alrededor de las 21:45h de todos los viernes, España entera, y dentro de ella la comarca del Alto Palancia, se paralizaba al oír los primeros compases del mítico 1, 2, 3… Frente a la tele, nos apiñábamos todos, para ver uno de los escasos programas de televisión que podías compartir con toda tu familia. Durante casi tres horas, los españoles nos sumergíamos dentro de un concurso que ha marcado un antes y un después en historia no solo de la tele, sino España también. Pero era otra época y otra forma de hacer la tele.

Hablar del 1, 2, 3… es hablar de su creador, don Narciso Ibáñez Serrador. Más conocido como Chicho Ibáñez Serrador. Un genio de la televisión a quien la Academia del Cine español, ha rendido su más que merecido homenaje otorgándole su Goya honorífico. Un poco extraño, sí que es, máxime teniendo en cuenta que toda su extensa y variopinta carrera la realizó toda para la televisión. Menos Informativos, Chicho ha tocado todos los palos de la tele: concursos, series, programas de divulgación científica, con el controvertido Hablemos de Sexo, con la doctora Ochoa. Pero su programa fetiche, por el cual se le recuerda y estudia, es por el mítico, paradigmático y legendario ya, 1, 2, 3… Responda Otra Vez. Un programa único, que era el compendio de otros muchos programas. Era un concurso, pero un musical. Y un programa de humor. De homenajes también. Un programa, el cual podía ver desde el más culto de los escritores y académicos de la lengua, como un niño o niña de parvulitos. Entre veinte o veintidós millones de españoles, que cada noche de los viernes, nos reuníamos en torno a la tele, para disfrutar al máximo durante tres horas, de puro deleite televisivo.

Chicho ha tenido la gran suerte de que le hayan concedido el Goya, en plenitud de sus facultades mentales, que no físicas, sabiendo que tiene el cariño y el respeto no solo de sus compañeros de trabajo, sino también de toda España. Hoy quiero rendir también mi humilde homenaje a este hombre honesto llamado don Chicho Ibáñez Serrador. Y por último, confieso que lloré cuando emitieron en 1988 su último, de esa tanda del 1, 2, 3… Sabía que con esa última emisión, no solo se iba una parte de mi infancia, adolescencia y primera juventud, sino que también era el fin de toda una época inolvidable de la tele. Que ya no se ha vuelto a repetir y ni se repetirá. Lástima.

Amparo Gimeno – Fotos:TVE Homenaje a un hombre honesto, Chicho Ibáñez