La Guardia Civil de Segorbe ha imputado a un vecino de Nules, de 60 años, como supuesto autor de un delito contra la flora, fauna y animales domésticos por colocar veneno en una parcela agrícola para matar ardillas y otras especies silvestres que dañan los sistemas de riego.

Las pesquisas de investigación de la Guardia Civil se iniciaron durante el pasado mes de mayo, cuando los agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) detectaron en una parcela agrícola de Soneja unas sustancias granuladas de color azul colgadas en los pinos.

Los agentes comprobaron que alguien había colocado el veneno con la finalidad de eliminar a los animales que causan daños en el sistema de riego, tales como ardillas y otras especies silvestres.

Fuentes de la Guardia Civil han indicado que estas sustancias pueden entrar en la cadena trófica causando la muerte a terceras especies protegidas por su singularidad y escasez.

Como resultado de las investigaciones se procedió a la imputación de un hombre de 60 años como supuesto autor de dos delitos contra la flora, fauna y animales domésticos. Las diligencias instruidas han sido entregadas al Juzgado de Segorbe.

Imputado por un presunto delito contra la flora y fauna

Chelo Torrejón.