Las elevadas temperaturas traídas por de las sucesivas olas de calor que padecemos parecen haber propiciado un considerable incremento de ejemplares de escarabajos del temido picudo rojo, lo que preocupa especialmente al nuevo concejal de medio ambiente del Ayuntamiento de Segorbe, Luis Gil.

A Gil le inquietan especialmente las palmeras del Manantial de la Esperanza pues, “si se vieran afectadas por la plaga, no se podrían tratar”, dado que la la normativa prohíbe aplicar este tipo de plaguicidas a aquellos ejemplares que se encuentren situados a menos de 50 metros de cualquier superficie o masa de agua para evitar su posible contaminación.

Incremento del picudo por el calor-WLa presunta aplicación al palmeral de la Esperanza de productos fitosanitarios prohibidos fue denunciada ante el Seprona por el grupo EUPV de Segorbe pocos días antes de las elecciones municipales, si bien está posibilidad fue tajantemente desmentida por el entonces concejal de medio ambiente Ángel Berga.

En aquel momento Berga explicó que desde el año 2005 la Concejalía de Parques y Jardines del Ayuntamiento de Segorbe venía aplicando con excelentes resultados diversos tratamientos de endoterapia, con productos naturales fitosanitarios muy específicos, a las palmeras y olmos negros existentes en la localidad.

El tratamiento global del picudo aplicado hasta ahora incluía varias actuaciones solapadas y necesarias para vencer a la plaga, como son la combinación de la poda sistemática en invierno, el tratamiento tópico-aéreo cuando empiezan a subir las temperaturas, colocación de cepos y las sondas inyectadas en el tronco de las palmeras; hacen que la efectividad de las actuaciones alcancen el 99% de las 350 unidades de palmera canaria o mediterránea tratadas por el Ayuntamiento.

No obstante Luis Gil, ha decidido suspender el tratamiento en “las palmeras que están a menos de 50 metros del manantial y se están buscando soluciones alternativas, ya que no se les puede aplicar tratamiento químico. Actualmente no hay ninguna palmera infectada en Segorbe, están controladas. Hay un perímetro de 1 km alrededor del manantial con cepos, donde se ha notado un aumento de la población del picudo rojo. De ahí la preocupación”, según han indicado a InfoPalancia desde el gabinete de prensa.

Desde dicho gabinete también se informa de que “el concejal se ha puesto en contacto con expertos del Servicio de Sanidad Vegetal y Protección Fitosanitaria ubicado en Silla (Valencia), quienes ratifican la imposibilidad de aplicar tratamientos químicos en el paraje natural de La Esperanza. Ante este escenario, el Ayuntamiento de Segorbe está trabajando con especialistas y barajando las soluciones alternativas a estos tratamientos”.

Incremento del picudo por el calor

Chelo Torrejón.