©  Jérica celebra la Feria de la Vallada .-

Jérica celebra la Feria de la Vallada.

Plaza de la Libertad. Foto:A.M.

Los vecinos de Jérica han celebrado hoy la feria de la Vallada. Como cada miércoles después de las comuniones, la plaza de la Libertad del municipio acoge una de las tradiciones más arraigadas desde la época medieval, la feria en la que pequeños y mayores disfrutan de un día festivo en el que poder comprar juguetes y dulces. La feria de la Vallada se celebra en Jérica tras un privilegio concedido a la población en 1385 por Martín el Humano.

Tras la salida del colegio, la feria se convierte en punto de encuentro entre pequeños y mayores que no dudan en acudir a comprarse un juguete o un regalito, donde las pistolas de agua se convierten en el éxito más demandado. Por su parte, los mayores

Compran los conocidos turrones de Benlloch o decoración y marroquinería. Por la noche, es habitual salir en grupos de amigos para cenar y degustar la comida típica del día, ensalada de tollina y tomate.

En sus orígenes, la feria era agrícola y ganadera. Con la concesión de la feria, Martín el Humano dio a Jérica la autorización para celebrar el mercado una vez a la semana. Antiguamente, la feria se celebraba en la plaza principal del pueblo, Germán Monleón y fue cambiando de ubicación a lo largo de los años.

Jérica celebra la Feria de la Vallada

Ana Monleón/ Chelo Torrejón