JOYERIA ROYO
RODOLFO Y VENTURA
ESCUELA DE DANZA

Las benignas y calurosas temperaturas han favorecido hoy la asistencia a la XXIII edición del mercado Teresa Gil de Vidaurre, esposa morganática del Rey  Jaime I.

La feria ha sido inaugurada oficialmente esta mañana por las reinas de las fiestas, así como por las autoridades locales, comarcales, provinciales que no se han querido perder en el desfile de apertura.

Todos ellos han participado a medio día en la comida típica, la olla jericana, obsequiada por el ayuntamiento a todos los vecinos y visitantes que iban ataviados con indumentaria de época y que, a pesar de las altas temperaturas, ha tenido un gran éxito de participación.

Este es uno los mercados medievales más concurridos y conocidos de la comarca del Alto Palancia, en el que no falta la multitudinaria visita del  público, la animación de calle y la  colaboración de los vecinos a la hora de ataviarse con la indumentaria típica de la época.

Jérica comenzó ayer su retorno a tiempos de diezmos y vasallajes en el que jericanos y visitantes disfrutan de un sinfín de actividades programadas para la ocasión.

Tampoco faltan los puestos colocados por el recinto ferial donde poder comprar, disfrutar o adquirir productos de artesanía, gastronomía, joyería o marroquinería, entre una amplia oferta y variedad de stands con jabones hechos a mano, esencias, embutidos, encurtidos, dulces o bolsos.

El olor a lavanda  aporta ese toque característico del mercado en el que los banderines, las balas de paja y la implicación vecinal a la hora de engalanar sus casas complementan la decoración y las animaciones que se van realizando por el recinto.

Espectáculos, talleres, exhibiciones de aves rapaces, actividades para pequeños como cuentacuentos, teatro, música y pintacaras complementan un completo programa con más de 60 actividades programadas cada cuarto de hora en un punto de la feria durante todo el fin de semana. 

Chelo Torrejón – Fotos:José Plasencia