Sus fotografías nunca han podido ser enmarcadas en el nombre de lo corriente. Las imágenes del joven pero veterano fotógrafo segorbino, Julián Barón, son una mezcla de atrevimiento, transgresión, creatividad y reivindicación, elementos todos ellos recogidos en su último trabajo, el fotolibro titulado “El laberinto mágico”-

El volumen ha sido editado por la Fundación Max Aub, cuyos fondos sirvieron de inspiración a Barón para hacer el libro, diseñado por Mati Martí.

El laberinto mágico es un proyecto de Julián Barón García que parte de las recreaciones históricas de episodios de la Guerra Civil española que se celebran en localidades como Lopera, Fayón, Morata de Tajuña o Viver.

Representaciones concebidas como acciones escénicas, a medio camino entre lo lúdico y lo cultural, con el propósito de acercar las batallas que tuvieron lugar entre 1936 y 1939 a generaciones que no han conocido de cerca la guerra, asegura el autor.

En ellas, recreadores y público se fusionan para condensar un imaginario proveniente del cine y las fotografías que realizaron los corresponsales de la que fue la primera guerra mediática.

Julián fotografía estos eventos para lanzar el bombardeo de imágenes que compone este libro: un laberinto visual, un túnel del tiempo en el que las imágenes de un pasado doloroso se unen a los símbolos más superficiales de nuestra cultura contemporánea.

Una situación que Max Aub sintetizó en boca de uno de los personajes de El laberinto mágico, el ciclo novelístico sobre la guerra de España del que este proyecto toma su título: “España nunca saldrá del laberinto porque España es el laberinto”.

Chelo Torrejón

RODOLFO Y VENTURA
JOYERIA ROYO