Un pino de grandes dimensiones ha caído esta mañana de la ladera del paseo de Sopeña, en Segorbe, afectando al propio paseo y a un chalet inmediato.

El hecho se produjo sobre las nueve de la mañana y fue un vecino el que presenció la caída, que se produjo muy lentamente. De inmediato dio cuenta a la Policía Local de Segorbe y al Consorcio Provincial de Bomberos con sede en el parque de Segorbe que con dos unidades se desplazaron hasta el lugar, aunque apenas pudieron hacer nada, requiriendo la presencia de una grúa para levantar el árbol sin que se dañara más la edificación. También acudieron al lugar efectivos de la brigada municipal de obras.

El pino quedó atravesado en el paseo y la mayor parte del ramaje cayó sobre la valla del chalet y una parte del edificio.

Afortunadamente, dado lo temprano de la hora en que ocurrió, no había nadie paseando por el recinto a excepción del vecino, por lo que no hubo que registrar desgracias personales, ni tampoco entre los residentes.

La policía mantuvo acordonada la zona entre el camino de Pescadores y la confluencia de las calles Pastores y Almas, en uno de los extremos del paseo.

El pino, de metro y medio de diámetro aproximadamente, tenía desde hace tiempo una inclinación muy pronunciada, amenazando su caída, circunstancia que facilitó el viento que está mañana reinaba en la zona y que alcanzaba rachas de hasta 20 km/hora.

Hace unos meses también cayó otro pino de similares dimensiones en el mismo paseo aunque pasó desapercibido ya que se precipitó hacia la ladera sin obstruir el paso de personas o vehículos.

La caída de un pino obliga a cortar Sopeña

Rafael Martín