La respuesta no se ha hecho esperar y ha sido contundente. El alcalde y concejales del PP de Segorbe denunciados ante la Fiscalía por EUPV por un presunto delito contra la salud pública, tomaran las medidas que sean oportunas por la vía penal contra los dos representantes de la formación de izquierdas, si bien los dirigentes populares, ante todo, quieren tranquilizar y dejar claro ante la opinión pública que “la calidad del agua de Segorbe es excelente, que nunca, jamás, se ha encontrado ningún tipo de residuo tóxico”, según han indicado el alcalde y el concejal de parque y jardines, Rafael Calvo y Ángel Berga.

Berga y Calvo niegan las acusaciones. Foto: Chelo Torrejón.

Berga y Calvo niegan las acusaciones. Foto: Chelo Torrejón.

Ello se debe a que la plaga que azota al palmeral plantado junto al manantial de agua de La Esperanza es tratado con sistemas de endoterapia, consistentes en “perforar el tronco de la palmera y llegar hasta la médula colocando una cánula en la que se inyectan productos ecológicos       que cumplen el Reglamento de la CE 834/07 con la finalidad de repeler a los posibles insectos y que se regeneren los daños que se hayan podido producir en esa zona vital de la palmera. Jamás se ha utilizado ningún producto químico, ni pesticidas, ni ningún veneno que pueda tener un componente contaminante ni perjudicial para el medio ambiente o la salud”, afirmaron Calvo y Berga.

Prueba de ello es que “en las analíticas cuantitativas y cualitativas del agua realizadas cada seis meses por el Ayuntamiento, jamás, jamás, se ha encontrado nada perjudicial para la salud, como tampoco se ha encontrado en los análisis que la Conselleria de Sanitat realiza por su cuenta cuando quiere sin previo aviso” , afirmó Berga.

Dichos resultados pueden ser consultados fácilmente por los ciudadanos en la pagina del SINAC (Sistema de Información Nacional de Aguas de Consumo), en la que se publican este tipo de datos.

Tratamiento de los árboles. Foto: José Plasencia.

Tratamiento de los árboles. Foto: José Plasencia.

Por ello los dirigentes del PP denunciados entienden que los denunciantes están movidos por “un único interés político. Desde hace mes y medio teníamos conocimiento de que el candidato a la alcaldía de UE, Manuel Pavía, dijo en un bar que para el final de la campaña iba a “hacer saltar una bomba informativa”; por lo que su interés no es otro que perjudicar la imagen y la honorabilidad de personas honradas y no el prevenir cualquier problema medioambiental o de salud. Nunca pensamos que pudiera ser esto porque nosotros obramos bien”

Para Calvo los candidatos de EUPV “lo único que buscan es la transcendencia informativa, el impacto mediática, los grandes titulares y con ello desprestigiar al equipo de gobierno. Ellos piensan que calumniar, que injuriar sale gratis…”, afirmó Calvo.

Los dirigentes del PP llegan a esta conclusión tras plantearse una pregunta “por qué denuncian ahora en las elecciones el caso y no lo han hecho antes sí dicen que llevan tres años detrás de esto, aunque mucho nos tememos que el resultado sea adverso para ellos porque aquí todos nos conocemos. Todo el mundo sabe quién es Manuel Pavía, todo el mundo sabe quién es Jesús García, cuál es su reputación y cuál es la de los concejales del PP, y el día 24, el pueblo que es sabio, les dirá a cada uno el sitio que tiene que ocupar”.

Así las cosas los dirigentes locales dicen haber “puesto en conocimiento de los servicios jurídicos del ayuntamiento la denuncia que han planteado estos señores porque entendemos primero, no se ajusta a la verdad y por lo tanto están produciendo unas injurias y un altercado al honor de las personas y en segundo porque han buscado unos intereses políticos y buscar la maldad para hacer daño en las elecciones, lo cual también entendemos que perfectamente puede entablarse como un delito. Por ello no descartamos que al final de este camino planteemos una querella por lo penal por las injurias que estas dos personas han levantado”.

Por otro lado Berga y Calvo aseguraron que no solo en el palmeral sino también el resto de árboles plantados en zonas de propiedad municipal son tratados con pesticidas porque “sería una temeridad por nuestra parte. Estamos haciendo tratamientos muy costosos pero siempre dentro de la rama ecológica y siempre dentro de la legalidad”.

Chelo Torrejón.