La Cooperativa de Viver despide el año. La Cooperativa oleícola de Viver puso el pasado domingo punto final a sus actividades del 25 aniversario con un acto en el que recordó el sinfín de actividades organizadas por la entidad a lo largo de todo el año y cerrará la actividad con cifras record que, a buen seguro, superarán los siete millones de euros de facturación.

Tal y como comentaba ayer el director de la oleícola viverense, Fernando Marco, “el balance del año a nivel de facturación (a falta de cuadrar el año) y la celebración del aniversario no puede ser más que positivo, tanto por el número de actos realizados, como por la alta participación de socios y simpatizantes en todas las actividades que se han desarrollado a lo largo del año”. En este sentido, durante los 25 de cada mes de 2015 y “algún que otro día más” la Cooperativa ha organizado con motivo de su cumpleaños un total de 16 actividades, en las que han participado más de 1.200 personas, sin tener en cuenta la multitudinaria Feria del Aceite que organizan cada junio. Asimismo, informó Marco, se han invertido 15.000 euros en la realización de las actividades, más de 300 horas de trabajo para la preparación de las actividades de aniversario y hemos contado con 5000 entradas a través de las redes sociales.

La Cooperativa de Viver despide el año

Los socios participaron en los actos. Foto:IP.

Todo un acontecimiento el del aniversario que el director de la entidad calificó de “un gran año en el que hemos conseguido el planteamiento fundamental del consejo rector: hacer una celebración del 25 aniversario ambiciosa, pero a su vez humilde acorde a nuestros medios, basada en elementos de recuerdo y memoria de cómo empezó la cooperativa, agradecimiento a aquellos que lo hicieron posible y a todos nuestros socios actuales, de valores y de trazar a su vez las líneas de futuro”.

Esta celebración, entre otras muchas cosas, comentó Marco “ha servido para hacer un punto de rearme moral de los socios pero también para darnos cuenta de que las cooperativas debemos seguir trabajando para dinamizar y llevar los valores del cooperativismo más allá”. “Hay muchos socios que quieren que la cooperativa sea más que un lugar donde dejar la cosecha, que sea un punto de actividad y de acción y aquí se ha demostrado con la implicación en todos los actos”, matizó.

Para el próximo 2016, la oleícola viverense basará sus objetivos en varios retos, como son la comercialización de aceite con una producción histórica record máxima; lanzar una campaña global de sensibilización para dignificar la actividad agraria y trasmitir la importancia de un precio justo y sacar al mercado la alubia del confit, recuperada por los agricultores viverenses.

La Cooperativa de Viver despide el año

Ana Monleón