ESCUELA DE DANZA
RODOLFO Y VENTURA
JOYERIA ROYO
La Feria de la Biodiversidad  mostrará en Segorbe el valor de las semillas 

Este fin de semana se celebra en Segorbe la 6a Feria de la Biodiversidad Cultivada, un encuentro de entidades y personas que trabajan para recuperar, conservar y promover la biodiversidad agraria: las semillas y variedades tradicionales de nuestro territorio.

La Feria cuenta con una amplísima programación que empieza viernes 19 de octubre a las 18:00h, a la IES Alto Palancia de Segorbe, con una conferencia del naturalista, escritor y periodista Joaquín Araujo, conocido por su importante trayectoria y para ser colaborador del programa de Radio 3 “El bosque habitado”, y dos talleres prácticos sobre biodiversidad y catas de variedades locales.

El sábado y el domingo, en el Parque de La Glorieta y el Edificio Glorieta, se podrá disfrutar de una gran diversidad de actividades sobre las variedades locales y el equilibrio del territorio: mesas redondas, intercambio de semillas, catas de variedades locales, charlas, talleres prácticos, juegos infantiles… y una muestra de asociaciones y mercado agroecológico, donde se podrán adquirir productos ecológicos, artesanos y de proximidad.

Esta Feria, que la asociación «Llavors d’ací» organiza desde hace seis años y que se celebra cada año en una provincia diferente, ha sido posible gracias al trabajo de varias organizaciones locales y provinciales, que han trabajado de forma incansable para poder configurar un fin de semana lleno de actividades alrededor de la biodiversidad cultivada: Banco de Semillas del Alto Palancia, Grupo de Consumo del Alto Palancia, IES del Alto Palancia, Plataforma por la Soberanía Alimentaria del País Valenciano, Connecta Natura, Red Agroecològica de Castelló, Ecologistas en Acción PV, Perifèries, CERAI, SEAE, La Unión, COAG, Slow Food Castellón, Plataforma Ecorural, RuralAvanza, CAECV, Generalitat Valenciana, Ayuntamiento de Segorbe y Diputación de Castelló.

ESCUELA DE DANZA
La importancia de la biodiversidad cultivada

Pero el trabajo para conservar y promover la biodiversidad cultivada es del día a día, un trabajo invisible y muy costoso, que no tendría sentido si nosotros, los consumidores y consumidoras, no apoyamos a estas variedades locales con nuestra compra.

Estas variedades tradicionales suponen una riqueza inestimable que junto con los conocimientos que los labradores y labradoras tienen de sus ciclos y sus técnicas de cultivo, proporcionan un tesoro que debe de ser conservado y mejorado para así garantizar la seguridad y soberanía alimentaria, el equilibrio ecológico y la riqueza culinaria que define nuestra cultura.

La alubia del confit, la calabaza de torrar, la manzana esperiega, el trigo florencia aurora… Si no se conservan y se valoran en nuestro territorio… ¿qué será de ellas en el futuro?

Mar Cabanes – Foto:Chelo Torrejón

RANDURIAS