La floración temprana perjudica la campaña de la almendra que puede peligrar en caso de heladas, lo que estos días resulta probable debido a la ola de frío

La bonita estampa que desde hace un par de semanas se puede divisar en la mayoría de municipios del Alto Palancia con los almendros en flor podría convertirse en un arma de doble filo de cara a la próxima campaña de recolección de septiembre. La temprana floración de uno de los cultivos más comunes _después del olivo_ en la agricultura palantina ha puesto en vilo a los agricultores y al sector cooperativista de la zona que consideran que éste adelanto un mes más pronto de lo habitual puede ser “perjudicial” para el fruto y para el árbol.

ESCUELA DE DANZA
publicidad
En este sentido, explicaba  el técnico de la cooperativa de Viver, la entidad con mayor producción y comercialización de la comarca de frutos secos, Paco Ribelles, “el hecho de haber tenido un invierno suave sin temperaturas bajas ha hecho que los almendros adelanten la floración y que variedades tempranas como desmayo, largueta, marcona o carrerona, de común cultivo en esta zona, hayan florecido casi un mes antes de lo normal”. Ribelles apuntó que “esto es perjudicial para la cosecha, básicamente por dos motivos: porque el árbol no ha descansado lo suficiente y no ha acumulado muchas horas frío, lo que puede producir problemas en la cantidad de cosecha por falta de cuajado, y porque las flores tempranas corren el riesgo de que se hielen con heladas tardías, también posible en la comarca del Alto Palancia”. 

El pasado año, Viver, el mayor productor y comerciante de frutos secos de la comarca en cuanto a almendra y nuez se refiere, cultivó en torno a los 1,1 millones de kilos de almendra en cáscara, de los que la cooperativa viverense, desglosan desde la entidad, comercializó unos 620.000 kilos. Este año, a pesar de que todavía es muy pronto para pronosticar cuantías, explican que “si todo va bien, podremos obtener la misma cantidad”, ya que hay que tener en cuenta que la mayoría de cultivo de almendro de Viver, más de 250 hectáreas, está plantado en regadío.

Campo de almendros. Foto:A.M.

Campo de almendros. Foto:A.M.

Más optimista se mostró el presidente de la cooperativa de Altura, Miguel Abad, otra de las entidades que gestiona la comercialización de la almendra y de los municipios con mayor producción de almendra en la comarca. Abad desglosó que “aunque es cierto que el adelanto de la floración hace que durante más periodo se corra el riesgo de la helada del fruto, hasta el momento, la floración y el cuajado está siendo buena.

Si no viene ninguna helada tardía, las previsiones, aunque es muy pronto, serán positivas”. Para Abad, “si el tiempo continúa con estas temperaturas y el frío nos respeta, solo nos hace falta un poco de lluvia para fomentar los almendros de secano y tener una buena cosecha. En este sentido, comentó el presidente, “la sequía también puede hacer mucho daño” ya que la mayoría de almendros de Altura están plantados en secano.

La floración temprana perjudica la campaña

Ana Monleón