La Guardia Civil aborta un atraco en Soneja

RODOLFO Y VENTURA
ESCUELA DE DANZA
JOYERIA ROYO
La Guardia Civil ha abortado esta mañana un robo en una sucursal bancaria de Cajamar en el municipio de Soneja, de donde los ladrones huyeron y escaparon finalmente a pie por distintas calles del pueblo.

Los delincuentes entraron en la entidad, sita en la calle Mayor, por el método del butrón, de tal forma que una vez dentro de la oficina bancaria esperaron la llegada de una de las empleadas para amenazarla y que ésta les abriera la caja fuerte.

En ese momento, alrededor de las  ocho y diez de la mañana, fue accionada la alarma del banco hasta el que rápidamente acudió una patrulla del Seprona que se encontraba patrullando en una zona próxima.

Tras un forcejeo inicial con uno de los agentes, según explicaron fuentes conocedoras del caso, los ladrones acabado huyendo sin el botín de la caja por distintas las calles del pueblo hacia la zona de las huertas, después de tener que abandonar el coche en el pensaban huir -un Peugeot rojo- al verlo rodeado de guardias civiles.

Durante toda la mañana fueron varias las patrullas que se desplazaron hasta el lugar de los hechos con el fin de peinar la zona y poder detener a los ladrones que tuvieron que abandonar el coche con el que iban a salir huyendo en la misma plaza del ayuntamiento.

Allí también se desplazó un equipo de la policía judicial que estuvo tomando huellas para poder identificar algún dato sobre la propiedad del vehículo y la identidad de los ladrones.

El coche, fue retirado por la grúa después de llevarse a cabo un análisis exhaustivo de detección de huellas.

Fuentes municipales explicaron que los cacos habrían entrado a la oficina utilizando el método del butrón a través de la casa aledaña al bajo de la entidad bancaria, en la que no reside nadie». Así lo explicaba un vecino quien apuntaba que “parece que sobre las cinco de la mañana se han oído ruidos, pero tampoco se pensaban que se estaba picando una pared al lado, por lo que no se ha hecho caso”.

Chelo Torrejón – Foto:Ana Monleón