© La Guardia Civil alerta sobre la plaga de la procesionaria .-

Las elevadas temperaturas registradas este mes han hecho proliferar hasta el extremo la expansión de la temida plaga de la procesionaria de los pinos, cuya magnitud y peligrosidad han llevado a la Guardia Civil a emitir un comunicado en sus redes sociales con consejos a seguir.

Las orugas de la procesionaria son peligrosas para los humanos, ya que causan dermatitis, renitis, y asfixia, aunque sobre todo para algunos animales, como los perros, que podrían morir si las lamieran.

¿Qué hago si me pica?

Técnicamente, la oruga procesionaria no pica, sino que produce una fuerte urticaria al contacto con la piel debido a «sus pelillos» (llamados ‘tricomas’). En las personas, se manifiesta en forma de ronchas y manchas rojizas que pican y en ocasiones graves también síntomas respiratorios. Si se entra en contacto con la procesionaria, lo primero que hay que hacer es lavar la zona con abundante agua y jabón y frotar enérgicamente, para retirar los pelos del insecto. Si se trata de un caso leve puede tratarse con una crema a base a corticoides, y tomando un antihistamínico cada 8 horas. En los casos más graves, con síntomas peligrosos como dificultad para respirar o hinchazón de la cara, habrá que acudir a un centro médico de urgencias.

ESCUELA DE DANZA

¿Qué hago si mi mascota ha entrado en contacto con la procesionaria?

La reacción en los animales tras el contacto con la procesionaria del pino es inmediata: se produce hipersalivación, se inflama la lengua y aparece una coloración rojiza o amoratada. A veces también aparecen ampollas con líquido o úlceras que pueden producir pérdidas en algunas zonas de la lengua. Si el perro entra en contacto con este insecto puede tener diversos síntomas, desde un cuadro alérgico con urticaria, hasta eritemas, angioedemas o necrosis en la lengua. Si la ingiere, podría llegar a causarle la muerte.

En esta época en la que la procesionaria se ha extendido bastante, lo mejor es pasear a nuestras mascotas por zonas donde sepamos que este insecto no vive. En el caso de no poder hacerlo, hay que estar muy alerta para evitar que nuestro perro se acerque a ellas, las olisquee o se las coma. En todo caso, si ocurriera un accidente, hay que acudir de inmediato a un centro veterinario de la zona y si no es posible, a uno de urgencia para que el animal pueda recibir tratamiento lo más rápidamente posible.

La Guardia Civil alerta sobre la plaga de la procesionaria

Chelo Torrejón