Comandacia G.C. – Foto:José Plasencia

La Guardia Civil de Castellón ha activado un dispositivo extraordinario con motivo de las intensas nevadas que se han producido en la provincia, que se ha visto reforzado durante el fin de semana, orientado al auxilio de personas y poblaciones afectadas por el temporal y a la seguridad vial de las carreteras de la provincia, estableciendo desvíos en cortes de carreteras impracticables, señalizando viales helados, control de desprendimientos…

El dispositivo coincidente con los puestos en marcha con ocasión de las restricciones en prevención de la COVID-19 decretadas por la Generalitat Valenciana, especialmente los confinamientos perimetrales de la Comunidad Valenciana y de determinadas poblaciones, acompañamiento en el traslado de vacunas, así como con las tareas habituales de mantenimiento de la seguridad ciudadana, dispositivo que se encuentra activo hasta el total restablecimiento de la normalidad en las vías de circulación..

De los numerosos auxilios practicados destaca el llevado a cabo a los ocupantes de dos vehículos que habían quedado atrapados por la fuerte nevada en la carretera CV 170, del término municipal de Catí, durante la noche del día 8 de enero cuando el temporal continuaba azotando la zona, entre los que se encontraba un bebe de 10 meses, que fueron rescatados y trasladado en los vehículos de los guardias civiles hasta un alojamiento hotelero de la población.

Pero las mayores dificultades con las que tuvieron que intervenir los Guardias Civiles fue durante el fin de semana, y especialmente el domingo, con ocasión de los desplazamientos de numerosos vehículos a poblaciones del interior para disfrutar de la nieve acumulada, lo que dio lugar al colapso de vías y de accesos a poblaciones que dificultaban las tareas de limpieza y auxilio, y eso, a pesar de las múltiples recomendaciones de los servicios de emergencia para evitar estos hechos.

Hay que lamentar el accidente de circulación que se produjo el día 10 de enero en la carretera N232, punto kilométrico 71, donde una maquina quitanieves adscrita a la empresa de conservación y mantenimiento del Centro de Vialidad Invernal de Morella sufrió un vuelco, resultado su conductor herido de gravedad, que fue trasladado en helicóptero medicalizado hasta el Hospital General de Castellón, accidente que se encuentra en fase de investigación por componentes del Subsector de Tráfico de la Guardia Civil.

RODOLFO Y VENTURA
En total, han participado en este dispositivo 387 guardia civiles, en el que han realizado 223 actuaciones y 1.162 auxilios, habiéndose formulado 420 denuncias al Reglamento General de Circulación, la mayoría por estacionamientos indebidos en viales.

Pero no sólo se produjeron imprudencias a la hora de estacionar en lugares indebidos, sino que el Equipo Pegaso de la Guardia Civil de Castellón, encargado de la vigilancia del espacio aéreo como policía del aire, identificó y formuló denuncia al piloto de un dron por realizar un vuelo cerca del helicóptero medicalizado cuando procedía al despegue para traslado del herido en el accidente de la quitanieves, y que puso en riesgo la seguridad de la aeronave.

La Guardia Civil apela a la responsabilidad social para evitar desplazamientos innecesarios a municipios nevados poniendo en riesgo la seguridad vial y sanitaria y el transito a los servicios esenciales y personas que tengan que desplazarse por motivos urgentes, así como las labores de limpieza que se ven dificultados provocando un colapso en las vías de comunicación.

Así mismo, recomienda aplazar los viajes hasta que mejoren las inclemencias meteorológicas y, en caso de no ser posible suspender el desplazamiento, llevar cadenas, tener el depósito del vehículo lleno de combustible, la batería del móvil totalmente cargada, llevar ropa de abrigo y alimentos, así como evitar que la nieve se acumule en los faros, el limpiaparabrisas y el guardabarros.