RODOLFO Y VENTURA
JOYERIA ROYO
ESCUELA DE DANZA

Un escuadrón romano, liderado por un decurión con estandarte y seguida por cinco mujeres ataviadas al uso del imperio,  pertenecientes a la Guardia Romana de la Sangre de Villarreal, han desfilado esta mañana por las principales calles de Segorbe.

El desfile ha comenzado poco antes del medio día y se fusionado con el entorno histórico y fortificado de Segorbe, como la muralla, torres, acueducto y calles de la ciudad, por el que ha discurrido.

La presencia de la Guardia Romana, a pesar d ela lluvia y elmal tiempo, ha despertado el interés y curiosidad de numerosos público, especialmente  de los aficionados a la fotografías, sobre todo pertenecientes a la Agrupación Fotográfica Segorbe y la  Asociación Sortou Carreres de Villarreal.

El recorrido ha arrancado desde la plaza de los Mesones, para continuar por la muralla del Argén, plaza del Ángel, bajar de nuevo por la muralla del Argén, salir a la calle Colón, plaza Cueva Santa, calle Colón, calle Julio Cervera, plaza del Agua Limpia, calle Obispo Canubio, Jardín Glorieta Botánico Pau, calle Obispo Canubio, y  finalizar en la plaza del Agua Limpia. 

La guardia romana, denominada popularmente «els judios», está compuesta por un grupo de entre treinta y cuarenta hombres que ataviados de soldados romanos, con sus capas rojas y brillantes cascos, desfilan golpeando sus lanzas contra el suelo, a contrapunto del sonido de seis timbales y seis cornetas; el cabo que lleva una capa de color azul, hace sonar con su corneta, largos silencios, para anunciar que llega el cofrade promesa, que representa al Nazareno cargado con una larga y pesada cruz, y arrastrando una cadena de gruesos eslabones; ayuda al nazareno a llevar la cruz un niño vestido a la usanza del Simón de Cirene.

Chelo Torrejón – Foto:José Plasencia