El pasado 10 de noviembre fue un día triste para las localidades de Navajas y Gaibiel. La que ha sido durante diecisiete años médica de cabecera de ambas poblaciones, Gloria Rabanaque Mallén, pasaba su último día de consulta médica en los consultorios de estas localidades, por jubilación.

Desde el Ayuntamiento de ambos Municipios, han querido agradecer públicamente, su dedicación, la vocación demostrada diariamente y su interés por proporcionar la mejor atención posible. Señalan, sobre todo, los momentos tan difíciles vividos durante la pandemia, en los que mantuvo las consultas abiertas y siguió ofreciendo atención domiciliaria.

Desde Navajas destacan que siempre haya estado disponible para los proyectos que se le han planteado, tanto desde las asociaciones como del propio Ayuntamiento, así como en el día a día de la atención a las familias.

Mientras que Gaibiel resalta las gestiones realizadas por Gloria Rabanaque para mantener activo el servicio médico el pasado verano, después de la comunicación recibida para interrumpir este servicio por falta de profesionales.

JOYERIA ROYO

Gloria Rabanaque se despide de ambas poblaciones con la siguiente carta

Queridos pacientes:
Aunque de muchos de vosotros y vosotras he podido despedirme personalmente, no lo he podido hacer de todos, además de que, con frecuencia, la emoción me ha impedido expresar lo que siento. Así que ahí van estas palabras más sosegadas para hacerlo. Llegué a Navajas y Gaibiel hace diecisiete años para ocupar la plaza de Médico de Familia y ser vuestra médica de cabecera. Han pasado los años, tal vez demasiado deprisa. También para mí y, con la edad, ha llegado la hora de mi jubilación. Así que tengo que dejaros muy a pesar mío.
A lo largo de este tiempo he compartido con vosotros –as enfermedades, momentos de dolor, muertes, penas, sufrimientos, ansiedades, depresiones, temores, angustias, miedos, silencios, nacimientos, alegrías y la historia narrativa de muchas de vuestras vidas. Me siento privilegiada por ello. Son cosas y vivencias que quedan en el ordenador personal de mi memoria y en la complicidad de los secretos profesionales bien guardados.
He estado muy a gusto tanto en Navajas como en Gaibiel. He disfrutado con mi trabajo y he aprendido, crecido y madurado con y para vosotros. Me habéis enseñado muchas cosas, por lo que os estoy muy agradecida.

El ser médica de cabecera de una población durante tanto tiempo es gratificante, pero en ocasiones duro y agotador, habiendo sido especialmente arduos y complicados los años de la pandemia.
El trabajar y manejar la incertidumbre ante un síntoma o una enfermedad es difícil. A veces se puede estar brillante o lo que los pacientes hablan de “acertar” y, otras veces se puede “no acertar tanto” o errar, o tener un mal día en que se puede perder la paciencia porque también tenemos nuestra vida y nuestras propias enfermedades y problemas. Por cuando haya podido pasar eso, pido sinceras disculpas.Me va a sustituir un médico más joven, Dr. Jorge Justicia. Tiene la especialidad de Medicina de Familia, lo tengo en buena estima y lo reconozco como un médico muy humano al que le gusta también la Medicina Rural y las gentes de los pueblos, lo cual, en los tiempos que corren es un auténtico lujo que, por otro lado, me permite marcharme más tranquila. Espero que lo acojais tan bien como lo habéis hecho conmigo.

Empiezo otra etapa vital tan distinta que me resulta difícil imaginarla sin el ejercicio de la medicina. Pero la vida sigue. Me voy con vuestro recuerdo y sintiéndome afortunada y feliz por haber sido durante todo este tiempo vuestra médica de familia. Formáis parte de un buen trozo de mi vida, al igual que sé que yo formo parte de algún trocito de la vuestra. Os llevaré en el corazón.

Gloria Rabanaque Mallén
La que fue Médica de Cabecera de Navajas y Gaibiel desde Julio de 2005 hasta noviembre de 2022.

Vicente Plantado