La maravilla de una cumbre: El Montmayor

Una de las excursiones recomendables desde el santuario de la Cueva Santa, es ascender al Montmayor, la cota más alta del parque natural de la sierra Calderona.

Aunque la lluvia forma parte de la copla con alusión a la Virgen, si esta ruta se hace con el día despejado y con sol, te sentirás reconfortado con el recorrido y las vistas que, desde el vértice geodésico, se contemplan, divisando tierras de la comarca del Alto Palancia y de la Serranía del Turia.

La naturaleza, dañada por los incendios, te provocará sentimientos de pena. Pero partes del santuario, y este lugar sagrado, tan popular en el Alto Palancia, te dará energías para elevarte por el dorsal de la montaña mágica. Bajo la monumental pinada observarás el sencillo monumento a fray Bonifacio Ferrer, así como, ya metido en la ruta, el grupo escultórico de tamaño natural representando la Crucifixión.

ESCUELA DE DANZA

El camino es ancho, ribeteado por carrascas y monte bajo. Y apreciarás enseguida la redondeada cumbre del Montmayor, con su caseta forestal y el pilón del vértice geodésico.

Pero antes de iniciar el último tramo para alcanzar esta destacada cima, que se halla a 1.016 m. de altitud, cruzarás el GR-10, con sus marcas rojiblancas.

Y si en el silencio de la montaña escuchas el tañido de una campana, no te desvincules de la experiencia, pues has partido de la Cueva Santa y no hay misterio en ello. Solo el gozo de escucharla, que te atrapa, como los horizontes montañosos que se alcanzan.

La maravilla de una cumbre: El Montmayor

Luis Gispert