Ha pasado como suelen ocurrir las cosas. Sin esperarlas. La muerte se ha llevado a Manolita Belis, borrando la permanente sonrisa de su rostro y dejando huérfanos de su cariño  a todos los segorbinos.

La capilla ardiente con el cuerpo de Manolita ha sido instalada en el tanatorio de la avenida Fray Luis Amigó y su funeral tendrá lugar mañana, lunes día 30, en la Catedral Basílica de Segorbe.

Los 85 años de edad y la delicada salud de Manolita, sumado a las emociones que seguramente la embargaron en el día de ayer, han podido con el latido de su corazón.

Manolita Belís, empezó a encontrarse mal ayer poco antes de comenzar el acto de homenaje  de la rotulación de una calle con su nombre acontecido en el Ayuntamiento de Segorbe, donde fue atendida por efectivos del SAMU.

La noticia de la muerte de Manolita ha conmocionado a sus vecinos y las primeras muestras de condolencia han empezado a ser expresadas ya en las redes sociales por diversos Ayuntamientos de la comarca, partidos políticos e instituciones vecinales.

Y es que el desmedido amor por Segorbe y su extraordinaria predisposición para para colaborar con las iniciativas de todo tipo que se pudieran organizar en la ciudad hicieron de ella una de las personas más queridas y respetadas por todos los segorbinos.

Muchos de ellos la acompañaban ayer en el acto de homenaje en el que empezó a encontrarse mal y, a buen seguro,  muchísimos más la acompañaran hoy y mañana en la capilla ardiente y su funeral.

Desde muy joven Manolita Belis rompió moldes, fue pionera en actividades vetadas para muchas  mujeres, destaco en facetas deportivas, tuvo un profundo poder conciliador, promovió diversas agrupaciones,  siempre estuvo dispuesta a ayudar y colaborar con quien la necesitara y, aún así, encontró tiempo de formar una adorable familia.

Pero sobre todo Manolita Belis, conocida por todos dentro y fuera de Segorbe, fue una mujer luchadora, vitalista, tenaz, trabajadora y emprendedora, a la que nunca las penas y sinsabores de la vida lograron borrar su sonrisa.

Una sonrisa que siempre recordaremos todos. 

Chelo Torrejón – Foto:José Plasencia