En primer lugar agradecer a CHELO TORREJON el permitirme escribir unas líneas de vez en cuando en el periódico digital que ella dirige, www.infopalancia.com Agradecer a todo el equipo de redacción su bienvenida y palabras de ánimo ,desde aquí, también les doy las gracias y espero estar a la altura de ellos, muchas gracias a todos.

Voy a escribirles sobre dos conceptos muy utilizados, muy manidos por la clase política estas últimas elecciones LA TRANASPARENCIA Y LA PARTICIPACION CIUDADANA. A todos ellos se les llenaba la boca con estas palabras; transparencia por aquí, participación por allá…pero, sabemos que quieren decir y que representan ¿

Permítanme que les deje en estas primeras líneas que les escribo el significado de ambas expresiones para clarificarles en que es lo que se han comprometido a realizar muchos partidos políticos y alcaldes (estoy seguro que muchos alcaldes no saben lo que significan estas palabras).

El término participación ciudadana es el conjunto de acciones o iniciativas que pretenden impulsar el desarrollo local  y la democracia participativa. A través de la integración de la comunidad al ejercicio de la política. Está basada en varios mecanismos para que la población tenga acceso a las decisiones del gobierno de manera independiente sin necesidad de formar parte de la administración pública o de un partido político.

Es un derecho humano fundamental, que garantiza la acción deliberada y consciente de la ciudadanía, tanto de manera individual como colectiva, a través de los distintos mecanismos e instrumentos contenidos en la Constitución y la Ley, con la finalidad de incidir en la toma de decisiones de los entes públicos, fiscalización, control y ejecución de los asuntos políticos, administrativos, ambientales, económicos, sociales, culturales y de interés general, que mejore la calidad de vida de la población.

Credibilidad, gobernabilidad y legitimidad de los gobiernos por el incremento de la confianza de los ciudadanos en sus gobernantes. Mejoras en la administración pública al mejorarse los controles de las mismas. Mejora la imagen del funcionario público. Estos son algunas de las ventajas que obtienen los gobiernos y partidos que apuestan por la participación ciudadana como eje fundamental de su acción política.

La participación ciudadana y la transparencia

Foto: José Plasencia

Transparencia política es la obligación de los gobiernos de dar cuenta a los ciudadanos de todos sus actos, especialmente del uso del dinero público y prevenir así los casos de corrupción.

También es utilizado para caracterizar una práctica social guiada por la sinceridad y por la perfecta o casi perfecta accesibilidad a toda la información vinculada, y que concierne e interesa a la opinión pública, o a un sector de la misma, o incluso a un solo individuo. O sea, es la preocupación por explicar, por hacer comprender, por reconocer errores o mala praxis, por abrir archivos y apuntes y recuerdos, por describir fielmente hechos y circunstancias.

El objetivo primero de la transparencia, es de establecer una relación de confianza entre quien pide o exige la transparencia y quien la da, y se opone al concepto de opacidad.

En materia política o económica, la transparencia se refiere al conocimiento profundo y detallado de las decisiones y resoluciones y reglamentaciones tomadas por las administraciones y por los poderes del Estado, así como de sus motivaciones y justificaciones, e incluye la manera en la que se ha hecho la colecta de datos y la manera de luego usar los mismos, además de proporcionar información sobre los costes reales de los proyectos y de las actividades, sobre el manejo de los fondos, y también sobre los peligros y las implicaciones que puedan darse, sobre los aspectos de seguridad, sobre los mecanismos instituidos de acceso a la información, y sobre todo otro aspecto relevante.

En el marco de la administración pública, la transparencia es un mecanismo que previene actos de corrupción y que permite a la ciudadanía conocer el funcionamiento interno de las instituciones y cómo se manejan los fondos que éstas reciben.

La transparencia hoy día es una de las principales exigencias de los ciudadanos, en relación a los responsables políticos, a los actores y gestores económicos y a los jerarcas y funcionarios administrativos. El gran desafío para todo esto, es encontrar un equilibrio entre lo que debe ser informado, lo que puede ser informado y lo que no vale la pena hacerlo, porque no es relevante, y lo que no debe ser informado por razones propias a los procedimientos, o incluso por eventuales razones de interés general, seguridad o por protección de datos de carácter personal.

Para un ciudadano cualquiera, la dificultad radica en saber si la información que le han proporcionado es realmente sincera, clara, objetiva, y correspondiente a la realidad.

En el próximo artículo analizaremos muy someramente algunas webs de varios ayuntamientos de la comarca del Alto Palancia, no en su contenido, si no en su USABILIDAD es decir, si de lo que informan es relevante para el ciudadano o no.

La participación ciudadana y la transparencia

Juan Carlos Galindo.