El alcalde, Rafael Magdalena, culpa al anterior gobierno por no retrasar la revisión

La revisión catastral realizada en Segorbe por el Catastro Inmobiliario de los Bienes Inmuebles Urbanos y Rústicos con construcción, dependiente del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, ha afectado a un total de 892 vecinos, que a partir de ahora deberán pagar los impuestos correspondientes a todas aquellas obras de nueva construcción, ampliación o mejoras de vivienda realizadas sin declarar ni pasar por documentos público.

Así, según los datos facilitados por el Ayuntamiento de “las 892 incidencias reportadas por el catastro, unas 350 corresponden a nuevas construcciones, aproximadamente 160 a ampliaciones de construcciones ya existentes, unas 170 a reformas, 40 cambios de uso y 153 por nuevas piscinas”.

Todos ellos verán actualizado el pago del IBI conforme al valor catastral real de sus inmuebles, cuya cuota anual, casi con toda seguridad se verá incrementada, debido a que a partir de ahora tendrán que pagar por los bienes que habían venido defraudando al Ministerio de Hacienda. La última revisión realizada en Segorbe  se remonta al año 1998. el Ayuntamiento aplica un coeficiente de cobro del 2,94 % respecto al valor catastral.

Además los infractores también tendrán que pagar una tasa fija de 60 euros por los gastos generados por los trabajos de revisión catastral, como son la toma de fotografía aéreas (orto fotos) o tramitación de recibos, entre otros.

La revisión catastral viene dada por la propia ley del Catastro Inmobiliario, de tal forma que el proceso de regularización catastral y sus fechas están marcados por las Gerencias Regionales, Territoriales y Subgerencias del Catastro del Ministerio de Hacienda.

En el caso de Segorbe, al igual que en el de Pavías y Chóvar, el plazo fijado por la Gerencia Territorial finaliza el próximo día 30 de octubre de este año, aunque el alcalde de Segorbe, Rafael Magdalena, responsabiliza de la revisión al anterior equipo de gobierno por “no pedir un retraso en esta revisión para encontrar a los ciudadanos en una mejor situación económica, la anterior corporación aceptó a finales de 2014 que se ejecutara la revisión, con unos resultados que se comunican después de las elecciones”, afirmó.

“A nosotros nos hubiera gustado retrasarla lo máximo posible para esperar que mejorará la situación económica y que no supusiera un impacto tan grande para los ciudadanos pero no ha podido ser así”.

Por ello Magdalena pone a disposición de los afectados “el soporte del personal del catastro, con el fin de apoyarles y dar información a aquellas personas que consideren vulnerados sus derechos y quieran plantear un recurso”.

La campaña de revisión catastral que en toda España está previsto que concluya en el año 2016, ya afecto el pasado año a otras 33 poblaciones de nuestra provincia, de tal forma que en la comarca del Alto Palancia la revisión afecto a Geldo, Soneja, Altura y Navajas.

La tasa de regularización catastral es un tributo de carácter estatal cuyo hecho imponible lo constituye la regularización de la descripción de los bienes inmuebles resultante del procedimiento de regularización catastral, cuya revisión no quiere decir que todos los ciudadanos tengan que sufrir un incremento del pago del recibo del IBI, ya que una vez actualizados los valores es competencia de los Ayuntamientos decidir, entre el máximo y el mínimo permitido por la ley, el porcentaje tributario de pago a aplicar.

La revisión catastral en Segorbe descubre 892 irregularidades

Chelo Torrejón.