A lo largo de la historia, las revoluciones comunistas siempre han sido violentas. A sangre y fuego, los revolucionarios comunistas desalojaban del poder al gobierno vigente en ese momento (democrático o no, eso era lo menos importante) e imponían por la fuerza su ideología y normas, persiguiendo a todo aquel que pensara de forma diferente. Ejemplos tenemos demasiados en todo el planeta y me gustaría destacar los siguientes:

1º).-Revolución Bolchevique Rusa de 1.917.

2º).-Revolución Comunista China de 1.949.

3º).-Revolución de Fidel Castro en Cuba, 1.953.

4º).-Genocidio de los Jémeres Rojos en Camboya, 1.975.

Todas ellas se han desarrollado siguiendo un idéntico patrón de conducta. Una vez alcanzado el poder, han establecido una dictadura de Partido único, han perseguido e incluso eliminado físicamente a los disidentes y han impuesto por la fuerza su manera de entender la vida, el pensamiento único marxista leninista.

Hasta la fecha, el comunismo es el responsable de aproximadamente cien millones de muertes en todo el planeta. La experiencia ha demostrado que es un sistema que sencillamente no funciona, utópico, perfecto en la teoría pero que en la práctica elimina la democracia y las libertades, ahoga la economía y multiplica la miseria, excepto para las cúpulas del partido, que viven con lujos propios de los jeques árabes. Excepto para los fanáticos de esta ideología, una aplastante mayoría de la población mundial, coincide en afirmar que es un sistema indeseable.

Evidentemente, la vida y la sociedad está evolucionando y, actualmente, en la era del 5G, las revoluciones comunistas, de entrada, ya no son violentas.

En la actualidad, para intentar imponer un régimen comunista en un país, se diseñan fases o etapas de actuación que, en resumen, son las siguientes:

1ª).-Conseguir el poder de manera democrática y mantenerlo a toda costa.

2ª).-Controlar los medios de comunicación y manipular el poder judicial.

3ª).-Adoctrinar y apesebrar a  la población, mediante el control de la educación y la concesión de ayudas económicas.

4ª.-Erosionar y desprestigiar las Instituciones, desde el propio Gobierno, para justificar el pase a la 5ª y determinante fase.

5ª).-Crear una Asamblea Legislativa Constituyente y cambiar el régimen.

JOYERIA ROYO
RODOLFO Y VENTURA

Aunque las formas y maneras sean diferentes que a principios del siglo XX, el resultado es el mismo. La instauración de un régimen social/comunista, desemboca en el fin de la democracia y las libertades y la ruina social y económica de un país. El Coronel golpista Hugo Chávez, lo consiguió en Venezuela y es el referente que Podemos utiliza en España.

Si a continuación, analizamos la situación en la que nos encontramos en España y la comparamos con las diferentes fases, el resultado es sencillamente terrorífico y pone los pelos como escarpias.

En estos momentos, el Partido Comunista/Podemos, está gobernando con el Partido Socialista, y este último se ha radicalizado, al igual que hizo Largo Caballero en 1.934, salvando las diferencias sociales y el contexto histórico de España.

Desgraciadamente, creo que nos encontramos en un punto intermedio entre la 3ª y la 4ª fase y, sinceramente, pienso que la situación de España es muy preocupante. En muchas ocasiones, los contemporáneos de momentos históricos únicos, no son conscientes de ello y, es muy posible, que nos encontremos en uno de estos momentos.

Espero, confío y deseo con toda la fuerza humana posible, por nuestro bien, el de España y el futuro de nuestros hijos, que el gobierno social/comunista, no consiga pasar a la 5ª fase. Nuestra pertenencia a la UNION EUROPEA, a la OTAN, el EURO como moneda común y el sentido común de los españoles, deben ser suficientes para desalojar democráticamente del poder a Sánchez e Iglesias y poder reconducir esta alarmante situación.

Manuel Martín Sánchez