© Las toallitas húmedas taponan los desagües de Soneja .-

La nueva App de móvil nacida en Soneja, eBando, ha servido para  alertar a los vecinos de los inconvenientes y problemas generados en la localidad por el indiscriminado y mal uso de las toallitas húmedas

Y es las cómodas pero contaminantes toallistas han provocado un gran atasco en la red de alcantarillado de uno de los viales más importantes del municipio, la calle La Huerta, en el tramo entre los ejes Peña y Mesón, por lo que el alcalde, Benjamín Escriche no dudó en utilizar eBando para pedir a los vecinos que no arrojaran las toallistas húmedas al desagüe.

La tubería estaba completamente obstruida y no permitía el paso de las aguas fecales. Es más, tal y como explicó ayer el alcalde, Benjamín Escriche, «las aguas fecales ya estaban entrando por el desagüe de una vivienda».

Precisamente, el aviso de los inquilinos de esa casa al Ayuntamiento permitió dar la voz de alarma de que algo no iba bien.

Consciente de que la situación registrada en la calle La Huerta puede repetirse en otra zona del pueblo, principalmente en tramos con poca pendiente, el alcalde lanzó un bando, con el objetivo de, «hacer un llamamiento a la población para que se haga un uso racional de estos productos y se depositen en los contenedores, con la basura orgánica y no tirándolos por el inodoro para que vayan a parar al alcantarillado».

Al intentar desobstruir la conducción de los desagües los empleados municipales detectaron la causa delproblema: las toallitas húmedas. «Al tirarlos por el inodoro, estos productos se mezclan allí con los jabones y detergentes que usamos para la limpieza del hogar, formándose una pasta que queda depositada en el alcantarillado y, en los tramos de viales con poca pendiente, como la calle La Huerta, no son arrastrados por las fecales, llegando a cegar el tubo», explicó el alcalde en el bando, que quiere alertar a los residentes sobre el peligro de esta práctica generalizada en muchas casas. Pero también encontraron algunos trapos para la cocina e, incluso, varios cubiertos.

«Solucionar estos problemas, una vez el alcantarillado ha quedado obstruido, es difícil, tanto por los medios materiales empleados como por su coste», asegura Escriche al término de su comunicado.

Además de lanzar el mensaje en las redes sociales, el primer edil de Soneja también lo comunicó a través de e-bando, la aplicación para el teléfono móvil. Si pese a ello vuelve a suceder, no descarta adoptar medidas.

La era de la digitalización y la información en que vivimos ha hecho cambiar hasta las más antiguas formas de comunicación, incluida la institucional, que hoy llega a nuestros bolsillos a través de la aplicación para dispositivos móviles de eBando.

Las toallitas húmedas taponan los desagües de Soneja

Chelo Torrejón