JOYERIA ROYO
RODOLFO Y VENTURA
Cuando éramos niños era juego bajar a ese sitio tan oscuro y mohoso que había en la Cartuja de Altura, la cisterna del pozo central del claustro de San Jerónimo del cenobio alturano, al que este fin de semana han descendido, con mucho más conocimiento y medios de los que usábamos en la infancia, para comprobar su estado y limpiar la suciedad que pudieran encontrar en ella.

Así un grupo de componentes del Centro Excursionista del Alto Palancia y miembros de la Asociación Cultural Cartuja de Valldecrist, descendieron por el pozo hasta la cisterna  a la que hacía años no bajaba nadie.

La construcción se trata de una gran cisterna existente bajo el claustro de San Jerónimo construida a principios del siglo XV para recoger las aguas pluviales de las techumbres de las edificaciones construidas alrededor del claustro y a almacenar el agua que, por privilegio del infante Martín, llegaba desde el manantial de La Esperanza (Segorbe) para satisfacer las necesidades del monasterio.

Desde la Asociación Cultural Cartuja de Valdecrist han querido mostrar públicamente su agradecimiento a “las personas del Centro excursionista del Alto Palancia que de manera generosa y altruista hicieron posible que miembros de nuestra asociación pudieran bajar a inspeccionar el estado de la cisterna del claustro de San Jerónimo y, de paso, limpiar la basura que albergaba”.

Chelo Torrejón – Foto:Centro Excursionista