©  Los ayuntamientos piden una financiación justa .-

Unos 250 alcaldes de toda la Comunitat, entre ellos los de Castellnovo, Geldo, Jérica, Navajas, Segorbe, Soneja y Sot de Ferrer, se dieron cita ayer para firmar un manifiesto en defensa de la reforma del sistema de financiación autonómica, que ya fue aprobado por las Cortes Valencianas.

Es una reivindicación por una financiación autonómica justa con efectos del 1 de enero de 2014, el reconocimiento del déficit de financiación acumulado desde que se realizaron las transferencias de competencias a la Comunitat, cifrado en más de 12.000 millones de euros, así como inversiones en infraestructuras equiparables al peso poblacional de la región en España.

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, abogó para que los valencianos sean tratados por el Estado como al resto de Comunidades, “no queremos ser más que ningún español, pero tampoco queremos ser menos” e insistió diciendo que “sin financiación autonómica no hay autogobierno y nadie quiere una Generalitat descafeinada”.

La vicepresidenta, Mónica Oltra, ha señalado que la Comunitat es una anomalía democrática porque es “una comunidad pobre que paga como si fuera rica” y ha marcado su discurso con un pensamiento que reúne la fuerza de lo solicitado, indicando que “cuando a este pueblo se le niega la financiación que en justicia le corresponde no se ataca al Consell ni al conjunto de la Generalitat, que ya sería grave, se ataca la integridad completa del pueblo valenciano”.

El Conseller de Hacienda, Vicent Soler, ha sido el encargado de leer el manifiesto.

Los ayuntamientos piden una financiación justa

Vicente Plantado