Los juegos de azar son casi tan antiguos como el ser humano. Los egipcios, los griegos o los romanos eran grandes aficionados a ellos, pero los locales disponibles para jugar son muy posteriores.

La primera sala de juegos de que se tiene constancia se abrió en Venecia en 1658 como lugar de esparcimiento para las clases sociales más pudientes.

Posteriormente fueron apareciendo otras en diferentes lugares. Todas ellas eran sitios lujosos y distinguidos en los que practicar juegos de azar muy parecidos a las que conocemos hoy en día, pero también con diferencias.

Los primeros casinos de España se abrieron un poco más tarde. Concretamente, empezaron a instalarse a principios del siglo XIX, al tiempo que lo hacían en otros países de Europa como Francia o Gran Bretaña. Esas primeras salas no solo tenían la función de permitir jugar, sino que también eran destinadas a otros cometidos como la organización de bailes o el desarrollo de debates incluso políticos.

Además, los juegos que se practicaban no eran exactamente los mismo que podemos encontrar ahora. En aquellos primeros casinos podía jugarse a los naipes, pero también al ajedrez, al billar e incluso al dominó. Por tanto, se hallarían a medio camino entre lo que conocemos hoy y los clubes selectos para la aristocracia. En cualquier caso, los primeros de España fueron los siguientes.

  • Casa de juegos de Castellón

Por orden de antigüedad, el primer casino de España se creó en Castellón. Lo fundó en 1814 Francisco Giner y Feliú, a la sazón barón de Benicassim, para celebrar en él reuniones de tipo cultural y eventos sociales. Rápidamente tuvo éxito y, por ello, se trasladó al Palacio de Francisco Tirado, que todavía hoy se conoce como la Casa de Juegos Antigua de Castellón.

  • Sala de juegos de Madrid

No tardó mucho en seguir su ejemplo la capital de España fundando su propia casa de juegos en 1836. Sus creadores fueron los intelectuales que se reunían en el famoso Café Sólito. Igualmente funcionaba como una asociación que celebrara acontecimientos culturales y debates. Poco a poco, el número de sus socios fue en aumento y, ya en 1903, se trasladó a una sede propia en la madrileña calle de Alcalá, donde todavía continúa.

  • Casa de juegos de Murcia

La tercera sala de juegos fundada en España tuvo su asentamiento en la ciudad de Murcia. Fue creada en 1847 y tenía su sede en la calle Trapería, muy cerca de la catedral. Estaba en un precioso edificio que todavía hoy merece una visita por su fachada modernista y sus patios: el árabe, de estilo nazarí, y el Pompeyano, de factura neoclásica.

En conclusión, estos son los primeros casinos fundados en España. Desde entonces, este tipo de establecimientos se han ido multiplicando debido al gran éxito que tienen. Al tiempo, han ido añadiendo nuevos juegos y ofreciendo a sus clientes distintos espectáculos. Además, y no menos importante, se han democratizado dejando de ser exclusivos para las clases privilegiadas.

InfoPalancia