Los jubilados de Navajas siguen adelante con la manifestación

RODOLFO Y VENTURA
La reunión mantenida el pasado martes entre la Junta Directiva del Centro de Convivencia para Mayores «Jardín del Palancia» y el gobierno local de Navajas no ha servido para frenar la manifestación convocada por los jubilados de Navajas para mañana viernes para reivindicar la apertura del bar de los jubilados, a pesar de que los mandatarios locales han planteado dos alternativas a estos como posible solución al problema.

Dichas alternativas, según explicó a InfoPalancia la teniente de alcalde, María Dominguez, pasan por “sacar de nuevo a licitación el servicio del bar con el aforo limitado que fija la ley, lo que limita mucho el que se puedan interesar los licitadores, o bien que ello mismos se ocupen de la gestión del mismo, lo que hacen casi todas las agrupaciones de jubilados”.

Sin embargo ninguna de las alternativas parece satisfacer a los asociados al Centro de Convivencia de Mayores, a los que la Junta directiva quiere presentar en una asamblea las propuestas recibidas, aunque no por ello están dispuestos a renunciar a manifestarse mañana.

Así las cosas la brecha entre las dos partes parece de momento bastante insalvable, máxime teniendo en cuenta que al gobierno local no le ha sentado demasiado bien la manifestación convocada, dado que “es verdad que hace tres años tuvimos una reunión con ellos para hablar sobre este tema y que les dijimos que trataríamos de arreglarlo. Y ahora, sin que nos hayan dicho nada más ni presentado ningún escrito nos encontramos con que convocan esta manifestación”.

“El Ayuntamiento de Navajas no está nada bien, todos los sabemos. Hemos tenido cosas más prioritarias que atender y solucionar, pero también es verdad que les hemos puesto una maquina de café y pagado la luz, calefacción y el agua del local que les dejamos. Ahora quieren que les abramos un bar y no podemos hacerlo porque eso no es competencia del ayuntamiento y porque sí lo hiciéramos cualquier otra asociación del municipio podría venir a pedirnos lo mismo”.

La denuncia interpuesta por un vecino en el año 2015 ateniéndose a la ley del ruido hizo que, la encargada de regentar el servicio de bar y llevar a cabo parte de la limpieza de este centro, de titularidad municipal, desistiera de  seguir gestionándolo.

El principal problema alegado para ello era el aforo  limitado a 25 personas por el día y 21 por la noche que el técnico encargado de tramitar la licencia de actividad para regularizar la situación estipulo para la terraza del centro, donde se celebraban durante todo el verano un sinfín de actividades.

La limitación de aforo del local, que en su interior también está limitada a poco más de una veintena de personas, sumado al escaso número de usuarios que durante los meses de invierno utilizan el bar, hace que la licitación del mismo no resulte demasiado atractiva su potenciales regentes.

Chelo Torrejón – Foto:IP

Los jubilados de Navajas siguen adelante con la manifestación