“LOS JUEVES, MERCADO” SE PRESENTA MAÑANA

EN LOS SALONES DE LA MUTUA SEGORBINA

Cuando los niños de esta generación perdida pero luego encontrada de los años 50, siguiendo la inercia intimidatoria de una larga postguerra, dedicábamos alguna tarde vacacional a apedrearnos alegremente desde las desaparecidas ruinas del monasterio de San Blas hasta las del castillo de la Estrella, con tácticas guerrilleras tan avanzadas como el proclamar que la mejor manera de ganar era marcándoles el chichón-boño antes con antes a los momentáneos enemigos, no nos empujaba la barbarie que manifestábamos sin tapujos, en realidad estábamos dejándonos llevar por un inexplicable caballerismo medieval, por esa irresistible atracción que sentiamos hacia aquellas misteriosos muros escénicos que intentaban caerse sin conseguirlo nunca completamente. Estoy convencido de que las piedras que lanzábamos aquellos despeinados y descamisados mozalbetes, no eran sino dardos que los soldados del Cid, galantes y cristianos, envenenábamos para expulsar al infiel de desolados lugares santos y nuestros palos levantados hacia el sol, eran pulidísimas espadas toledanas empeñadas en conquistar todo lo que representara una media luna… Nuestros adalides no se llamaban Lope de Luna, ni tan siquiera Sancho de Olite; tenían nombres tan cercanos como Popeye, Titas, Baboso, Galán… (recuerdo esos motes aunque he olvidado sus caras) pero sabían enfervorizar y dar arrestos porque el entorno ya te motivaba… Curiosamente, al día siguiente, fueras vencedor o vencido, te encontrabas con tus adversarios en el patio de la escuela y jugabas con ellos presentando una camaradería natural y limpia de rencores, incluso les comentabas el lance al ver alguna magulladura…

Y así éramos, y así es, Segorbe, está ibérica ladera lanzada hacia el levante, es un escenario inacabable de historias que la Historia nos tiene ahí guardadas por las calles y los archivos y en este año de 2015, prolífico en nuevos libros, algunos escritores/as segorbinos/as han comenzado a recuperarlas.http://www.mutuasegorbina.com/

Hoy me agrada enormemente anunciar la novela “LOS JUEVES, MERCADO” escrita por Dolores J. Martínez Simón -en círculos más reducidos, a esta escritora la llamo prima- y patrocinada por la Fundación Mutua Segorbina.

La obra, con rigor en fechas y personajes nobles, encierra un recorrido histórico desde el año 1279 (cuando comienza Segorbe a ser villa señorial) hasta el año 1434. Siguiendo el hilo fabulado de una familia de repobladores llegados desde Daroca, va presentando sus vicisitudes en momentos concretos de nuestra historia local, teniendo como una de las figuras principales a nuestra segorbina insigne, María de Luna, que llegaría a ser reina de Aragón. Las páginas acaban la narración en los preliminares del compromiso de Caspe.

Esta novela será presentada en la tarde del 7 de agosto, a las 19,30 en el Salón de la Mutua, con acceso libre para el público.

La tengo, sin duda, como la lectura más interesante que puedo encontrar para el resto del verano.

«Los jueves, Mercado» se presenta mañana en la Mutua

         Manuel Vte. Martínez.