Las elevadas temperaturas del mes de agosto y, sobre todo, las lluvias caídas durante los últimos meses, han propiciado en Segorbe una gran eclosión de larvas de mosquito común o trompetero, que desde hace unos diez días atacan sin piedad con sus picaduras a todo aquel que se pone por delante.

La proliferación de la plaga no ha sido frenada con ningún tipo de tratamiento preventivo o fumigación por parte del gobierno local, desde el que aseguran que “no se ha hecho ninguna fumigación porque no ha hecho falta”, según indicó a InfoPalancia el concejal de parques y jardines, Luis Gil.

Las afirmaciones del concejal se basan, según, este en que “se pidio un informe a sanidad y nos dijeron que no hacía falta porque solo habían atendido en urgencias 50 o 60 casos de picaduras”.

Dicho informe fue emitido por los serviciso consultados a principios de mes por lo que el Ayuntamiento no considera necesario ni tiene previsto hacer un tratamiento preventivo generalizado.

Sin embargo los mosquitos castigan desde hace días a un buen número de vecinos de la población, los cuales en unos casos acuden a urgencias y en otros intentan paliar su sufrimiento y minimizar los picores con productos de farmacia, en las que sí se ha registrado un considerable incremento de la venta de este tipo de productos

La picadura del mosquito común, aunque no resulta demasiado peligrosa, sí es bastante molesta y provoca un enrojecimietno y picor de la piel.

Las zonas más afectadas por la plaga son los alrededores de la ciudad deportiva, urbanizaciones próximas al barranco Capuchinos, urbanización Altomira y cercanías de los parques de la Glorieta y plaza de la Constitución.

Por otro lado la Diputación de Castellón ha aprobado la segunda convocatoria de ayudas de emergencia para el tratamiento de mosquitos, dotada con 90.500 euros. Este dinero procede de los remanentes de la primera línea de ayudas destinadas a combatir las plagas de mosquitos que afectan principalmente a parte del litoral castellonense.

El diputado de sostenibilidad Mario García ha indicado que la nueva convocatoria presenta dos novedades importantes, ya que “se ha creado un cuarto grupos de ayudas destinadas a los municipios que no forman parte de los grupos 1, 2 y 3 para llegar a los 135 pueblos de la provincia, a la vez que se ha ampliado hasta 3.000 euros la subvención máxima por municipio para el tratamiento de mosquitos en la fase larvaria”.

Con estas ayudas provinciales se subvencionan tratamientos con carácter de urgencia que tengan como objetivo controlar la poblaciones de culícidos simúlidos como el mosquito común, el mosquito de marismas, el mosquito tigre o la mosca negra.

Los tratamientos de control con productos larvicidas, que pertenecen a la clase de insecticidas que interrumpen el proceso del crecimiento de la larva y con porcentajes de efectividad por encima del 50%, alcanzando el 85-95% en los estados larvarios más tempranos. Únicamente en los casos que será estrictamente necesario y justificado se subvencionarán tratamientos adulticidas contra el mosquito adulto, ya que su efectividad no supera el 10%.

El tamaño del mosquito común puede variar desde 3 a 7 mm. Los individuos de mosquito común poseen dos alas y unas patas largas y finas. Las hembras poseen unas piezas bucales (probóscide) preparadas para perforar la piel y succionar la sangre de los organismos de los que se alimentan.

Los mosquitos atacan Segorbe

Chelo Torrejón.