Los usuarios del CADES pagan la misma cuota y reciben menos servicios 

  • Los usuarios del CADES pagan la misma cuota mensual por menos clases dirigidas
  • Las clases dirigidas de Zumba también han sido suprimidas durante estos últimos días
  • Los monitores de las clases dirigidas cobran menos de 5€ la sesión por lo que se hace difícil encontrar profesionales que se hagan cargo

Los usuarios del gimnasio municipal y la piscina climatizada de Segorbe pagan la misma cuota mensual por la prestación de menos servicios o clases dirigidas con lo que el descenso en el número de abonados se hace evidente.

ESCUELA DE DANZA

Los últimos afectados son los alumnos de las clases dirigidas de Zumba que han visto suprimidas las sesiones. El motivo es bastante claro, y es que la empresa adjudicataria Valoriza, en connivencia con el Ayuntamiento de Segorbe, paga a menos de 5€ la sesión al profesorado altamente cualificado y por supuesto es obvio que éste no ve recompensado el trabajo realizado.

Por estos motivos, cada vez se hace más difícil encontrar profesorado dispuesto a trabajar por menos de 5€ la sesión con lo que lleva a ofrecer menos servicios al usuario que prefiere buscar otras alternativas en otros gimnasios de la localidad e incluso fuera de Segorbe, con lo cual, la supresión de clases dirigidas lleva implícito una caída considerable en el número de usuarios del CADES. En estos momentos, los usuarios demandan una variedad de clases dirigidas que no ven respondidas, faltando sesiones de yoga, zumba, pilates o spinning. En general y a la vista de los horarios propuestos no es una buena oferta o al menos no es a lo que los usuarios estaban acostumbrados.

Parece que, durante estos últimos meses, la piscina y el gimnasio municipal han sido objeto de la desidia y dejadez del bipartito de izquierdas, que permitió que el centro cerrara sus puertas durante mes y medio al no solucionar en tiempo y forma la adjudicación de la empresa concesionaria de los servicios. Empresa que, por cierto, prometió unas mejoras en los servicios que ni de lejos se han cumplido, es más, los servicios han sufrido un lento y agonizante retroceso que tiene como víctimas, en primer lugar, a los propios trabajadores del centro y en segundo lugar a los usuarios.