© Los vecinos de Navajas recuperan la tranquilidad .-

La detención por segunda vez en Navajas de un varón de 54 años por haber entrado en distintas viviendas de la población en las últimas dos semanas ha perturbado la tranquilidad vecinal de esta población del Alto Palancia que ayer respiraba más tranquila después de que, según confirmaron fuentes de la Guardia Civil a Levante de Castelló, “el detenido fue enviado a prisión preventiva tras haberle tomado declaración ayer por la mañana en los juzgados de Segorbe”.

Y es que si a final de enero este vecino de Navajas era detenido por la Guardia Civil como supuesto autor de siete robos en viviendas y diversos daños, el mismo volvió a ser detenido el pasado domingo al ser pillado “in fraganti” forzando la puerta del estanco de la localidad. Todo ello, gracias a la colaboración vecinal y, según fuentes municipales, “a un agente de seguridad que regresaba del trabajo y, alertado por una vecina del suceso, lo persiguió y lo retuvo hasta la llegada de la Guardia Civil.
El caso habría causado gran alarma social entre la población que, desde hace varias semanas, se encontraba intranquila y desprotegida, al contar entre sus habitantes con el presunto autor de los robos y su pareja ya que, a pesar de haber sido detenido la primera vez, fue puesto en libertad a espera de juicio. Fue entonces cuando el pasado domingo el caco volvió a ser arrestado tras pillarlo al forzar la puerta del estanco, lo que todavía causó mayor malestar entre el vecindario, que incluso se planteó realizar una manifestación.
El hecho llevó al ayuntamiento el lunes a última hora de la tarde a emitir un comunicado en las redes sociales llamando a la calma y explicando que, tras la última actuación del domingo, el delincuente estuvo retenido en el cuartel hasta ayer que el juez decidió enviarlo a prisión provisional tras tomarle declaración, según fuentes de la Guardia Civil.

Sería la última semana de enero cuando la Guardia Civil detuvo a este individuo en la estación cuando iba a coger el tren después de que hubiera realizado el robo de grifería, trajes de fallera y otros objetos en distintas casas de la población navajera.

Los agentes lograron recuperar gran parte de los objetos sustraídos, que serán devueltos a sus dueños. El detenido pasó a disposición del Juzgado de Instrucción de Segorbe.

Tras tomarle declaración, el juez lo dejó en libertad a espera de juicio. Días después, el supuesto delincuente y su pareja regresaron a Navajas.

El pasado domingo por la noche, el ahora detenido intentó forzar la puerta del estanco. En ese momento, una vecina alertó del suceso al oír la alarma del establecimiento y un vecino del municipio, agente de seguridad, acudió tras el ladrón y lo redujo en la plaza de la Iglesia hasta que llegó la Guardia Civil.

El ladrón habría robado en la denominada zona de las casas colgantes que estaban precintadas hace un mes por los bomberos, después de haber sufrido daños al caer parte de la ladera sobre la que se asientan.

Los vecinos de Navajas recuperan la tranquilidad

Ana Monleón