“Cuando yo no esté recordarme con una sonrisa, pero sobre todo siendo generosos en amor y perdón. Ella así lo hizo hasta el último día de su vida. Sabía que no era imprescindible pero desde luego va a ser inolvidable. Te queremos Manolita. Gracias por todo mamá”.

Estas sencillas y emotivas palabras, pronunciadas por la hija pequeña de Manolita Belis, Inma Sánchez Belis, después de que los nietos de la recientemente fallecida octogenaria descubrieran la placa de rotulación de una calle con el nombre de Manolita Belis, descubren el carácter de la fallecida y resumen el sentir de la familia y de todos los segorbinos.

Y es que “la historia reciente de Segorbe y la del tejido asociativo desde el año 1950 no se puede entender sin la presencia de Manolita Belis”, según afirmó la alcaldesa, Mari Carmen Climent en el acto de reconocimiento celebrado previamente en el Ayuntamiento de Segorbe, donde los ojos del hijo y las dos hijas de Manolita, acompañados de sus respectivos cónyuges e hijos, reflejaron una mezcla de tristeza, gratitud y orgullo por haber terminado la oportunidad de compartir sus vidas con alguien tan especial como Manolita  

Allí Climent ha hecho hincapié en que éste es “un homenaje sincero y muy emotivo, Las palabras se quedan cortas para expresar lo que sentimos”, razón por la cual el Ayuntamiento de Segorbe entregó a la familia en el Salón de Plenos una placa de recuerdo del día la cual fue recogida por los nietos de la familia.

En dicho escenario, el nieto mayor de Manolita, David Sánchez Font, recordó emocionado a su abuela y no escatimó agradecimientos para ninguna de las personas presentes, ausentes, promotores de la iniciativa y realizadores del homenaje y rotulación de una calle dedicada a su abuela, a la que los segorbinos siempre recordará con el inmenso  cariño que ella les dio durante toda su vida.

RODOLFO Y VENTURA

Chelo Torrejón – Foto:José Plasencia