No es algo novedoso, ni siquiera una estrategia original, es, sencillamente, una manera de presión extrema, para conseguir mejoras salariales, que perjudica seriamente a los ciudadanos y daña la imagen y reputación del cuerpo de policía local de Segorbe, así de claro, sencillo y directo.

Pero, ademas de las mejoras salariales, directa o indirectamente (en este caso lo es directamente), se persigue de manera clara y diáfana, la erosión y el desgaste político de la Alcaldesa de Segorbe, Mari Carmen Climent, en una operación orquestada por la oposición social/comunista.

En Gestión de Recursos Humanos, creo que tengo suficiente experiencia y, modestamente, estimo que puedo opinar y valorar la situación, con adecuada solvencia. Los estudios universitarios que en su día cursé versan sobre esta materia, al igual que los que recientemente he ampliado.

Además de la formación, durante 14 años dirigí la Delegación de Recursos Humanos de la Diputación Provincial de Castellón, donde, junto con el Hospital, trabajaban aproximadamente 1.000 empleados, obviamente mucho más complejo que la gestión de 21 policías locales.

De un total de 21 policías locales, 9 están de baja medica, es decir, casi el 43% de la plantilla.

Creo, sinceramente que, ante tal situación, la Alcaldesa esta siendo muy prudente y ecuánime. Ante un colectivo politizado y radicalizado, está, de momento, actuando con aplomo y moderación. Con buen criterio, se ha visto obligada a contratar puntualmente servicios de seguridad privada, por el tiempo imprescindible para cubrir la atención al ciudadano, que no pueden prestar los “supuestos enfermos” (os aseguro que existen otras formas de actuar, dentro de la legalidad, mucho mas vehementes y, por supuesto, menos condescendientes).

En tiempos de recesión y crisis económica y, más si cabe, en tiempos de COVID-19, disponer de un empleo fijo en la Administración, es motivo de tranquilidad y seguridad pero además, si se es agente de la autoridad local, conlleva la obligación de servir al ciudadano con diligencia y comportarse con ejemplaridad, en estos momentos más aún, si cabe.

De momento, la situación no está enquistada y, con diálogo y negociación, el conflicto puede solucionarse de manera positiva para todos, antes de que el Ayuntamiento comience a adoptar medidas mas serias y contundentes que, si fuesen necesarias, estoy seguro de que las adoptaría.

La izquierda radical social/comunista, siempre ha utilizado a los colectivos de policías y bomberos para erosionar y atacar a los gobiernos del Partido Popular e intentar conseguir, de esta manera, lo que no les dieron los ciudadanos en las urnas. Es este un hecho constatado en múltiples ocasiones e instituciones. En definitiva, ni original ni novedoso.

Sugiero a los policías locales que sólo persiguen objetivos salariales, que hagan una breve reflexión al respecto, no se dejen influir por los organizadores políticos del conflicto y, entre todos, con diálogo y negociación, se consiga reconducir la situación.

Manuel Martin Sanchez (Afiliado Segorbe Partido Popular)

JOYERIA ROYO
RODOLFO Y VENTURA