El Conseller de cultura, Vicent Marzà no se compromete con Valldecrist. El dirigente culpa de ello a la “herencia de 44 millones de euros  en actuaciones patrimoniales”

Marza no se compromete con Valldecrist

Iglesia Mayor. Foto:Ch.T.

Para nosotros es importantísimo poner en valor el patrimonio cultural valenciano con los recursos que tengamos. No hay recursos para hacerlo todo de un día para otro pero sí que hay voluntad de recuperar un patrimonio como este de la cartuja de Valldecrist. Así es que vamos a trabajar y vamos a ir concretando en los próximos meses para ver como podemos seguir ayudando”, según ha manifestado a InfoPalancia el Conseller de Educación, Investigación, Cultura y Deporte, Vicent Marzà.

El conseller, que en todo momento ha evitado comprometerse a la hora de llevar a cabo actuaciones concretas, se ha desplazado hoy hasta el municipio de Altura para visitar las obras de reconstrucción de la cubierta de la nave de la iglesia de la Nuestra Señora de los Ángeles, perteneciente al conjunto monástico de la cartuja de Vall de Crist.

ESCUELA DE DANZA
publicidad
“Lo miraremos y ya veremos lo que hacemos. De momento lo que nos hemos encontrado son 44 millones de herencia. De obras ya terminadas y no pagadas que son un lastre total para nuestro presupuesto” afirmó Marzá en relación al anterior Ejecutivo Valenciano.

Durante la visita Marza ha estado acompañado por el alcalde de la localidad, Miguel López; el director territorial de Castelló, Robert Roig, el jefe del servicio territorial de Cultura y Deporte de Castelló, Josep Cristià Linares, y el arquitecto redactor del proyecto, Jaime Sirera.

Los trabajos en cuestión, según indicó a InfoPalancia el arquitecto, Jaime Sirera, “concluirán a finales de mes y antes de ello tendremos que decidir sí con el presupuesto que tenemos podemos hacer algo para reconstruir el atrío que en las excavaciones hemos encontrado?

El proyecto cuenta con un presupuesto total de 218.181,82 euros, financiado en su totalidad por la Conselleria de Educación, Investigación, Cultura y Deporte, y permitirá proteger la nave, evitando su deterioro y la pérdida de elementos estructurales y decorativos de gran valor patrimonial. La intervención que se está realizado comprende el retechado de la nave de la iglesia Mayor del cenobio.

Los trabajos arqueológicos llevados a cabo el pasado mes de enero en el conjunto arqueológico de la Cartuja de Valldecrist, sacaron a relucir la cimentación del posible atrio de la iglesia mayor del recinto monástico, según han confirmado fuentes de la Consellería de Educación, Investigación, Cultura y Deporte.

Marza no se compromete con Valldecrist

Preparativos para la visita. Foto:Ch.Torrejón.

Las actuaciones han puesto de manifiesto que el citado atrio, que daría acceso al interior del templo principal del conjunto monástico, tendría una anchura de siete metros.

Marza no se compromete con Valldecrist

Excavaciones del atrio. Foto:J.P.

Los trabajos fueron realizados bajo la dirección del arqueólogo Rafael Martínez, dentro del proyecto de reconstrucción de la nave de la iglesia de Nuestra Señora de los Ángeles, en el que la Generalidad Valenciana va a invertir un total de 218.181 euros con la finalidad de recuperar el enclave con el objetivo de ponerlo en valor y darlo a conocer a los ciudadanos. En concreto, la intervención que se está llevando a cabo permitirá recubrir la nave de la iglesia, que se encontraba al aire libre desde los años de la desamortización de Mendizábal de 1835, según el proyecto redactado por el arquitecto Jaime Sirera y permitirá proteger la nave, evitando su ya evidente deterioro y la pérdida de elementos estructurales y decorativos de gran valor patrimonial.

La cartuja de Valldecrist fue la quinta fundación cartujana de toda la Península, y pasó a ser un lugar muy importante en la historia del Reino de Valencia, porque fue fundada por el rey Martín el Humano y acogió personajes tan relevantes como Bonifacio Ferrer, Benedicto XIII y san Ignacio de Loyola.

De estilo gótico, sufrió las transformaciones del neoclásico durante el siglo XVII. A consecuencia de la guerra de Sucesión cuajó el primer abandono y la definitiva exclaustración en los tiempos de Isabel II, perjudicándose su estructura y exponiéndose al espolín desde entonces hasta nuestros días, con un estado de abandono total hasta hace tan solo una década.

Marza no se compromete con Valldecrist