RODOLFO Y VENTURA
JOYERIA ROYO

La Diputación de Castellón ha facilitado a lo largo de 2020 el servicio de tratamiento de aguas residuales a más de 67.500 habitantes de un total de 101 municipios de menos de 5.000 vecinos. El funcionamiento continuado de las EDAR que gestiona el ente supramunicipal durante este periodo ha evitado que se viertan más de 4.800 toneladas de sustancias contaminantes al medio.

El diputado de sostenibilidad, Ignasi Garcia, con motivo de la celebración del Día Mundial del Agua, ha insistido en que el acceso a agua limpia es un derecho humano reconocido por las Naciones Unidas, recogido también en los Objetivos de Desarrollo Sostenible del Milenio y, en esta línea, ha subrayado que «el compromiso de nuestra Diputació con los ODS es firme».

Por eso, ha recordado que el objetivo del gobierno provincial en esta legislatura es conectar todos los núcleos poblacionales, así como los diseminados, a la red de saneamiento de aguas con la intención de proteger las reservas hídricas que se acumulan a los acuíferos y que suponen un 70% del total en todo el País Valenciano. «El proceso de tratamiento de las aguas negras resulta imprescindible para mantener la salubridad del agua subterránea que tanta falta nos hace para asegurar el abastecimiento continuo a la población, especialmente en momentos de sequía y en el contexto actual de cambio climático».

Durante el año 2021 se prevé poner en marcha cuatro nuevas estaciones depuradoras en la provincia de Castellón, concretamente en Matet, Pavías, l’Alforí y El Ballestar.

Gabinete provincial