Meluca y Alayrach ilustran y escriben un cuento infantil

Les une la comarca del Alto Palancia, su sensibilidad para las disciplinas artísticas y, ahora, la realización de un trabajo en común. Son Meluca Redón y Miguel Alayrach, ilustradora y escritor de un nuevo libro infantil, ¡Mi cama es muy elááááááásticaaa! que promete no pasar desapercibido entre la amplia oferta literaria del mercado. Un cuento de resiliencia y positividad, con cierta lección didáctica para los más pequeños a través de la sensacional pluma del escritor geldano y magníficamente ilustrado por la jericana Meluca. Todo ello en una cuidada edición de la editorial Mr. Momo, que está ya disponible en librerías y tiendas y través de las webs https://mrmomo.es/ y https://www.melucaredon.com/tienda/.

Miguel, ¿cómo surge la iniciativa de escribir este libro?

Bueno, como todas las historias que me vienen a la cabeza. A partir de alguna vivencia, o de una anécdota curiosa, o un recuerdo o de una simple ocurrencia momentánea, desarrollo una narración que, en mi caso, siempre intento que contenga un poso pedagógico o didáctico bajo una metáfora entretenida y divertida.

RODOLFO Y VENTURA
JOYERIA ROYO
ESCUELA DE DANZA
Y ¿por qué pensaste en Meluca para ilustrarlo?

Cuando escribo un texto para ser ilustrado siempre visualizo, a priori, las escenas y los personajes, el cómo serán… así que es difícil encontrar al ilustrador exacto que refleje lo que ha imaginado tu mente. Con Meluca fue muy fácil, porque enseguida sentí que sus ilustraciones y mis narraciones tenían una conexión especial, encajaban. No tuve dudas de que la historia de ¡Mi cama es muy elááááááásticaaa! la tenía que plasmar Meluca.

Y tú Meluca, ¿cómo recibiste la propuesta de ser la ilustradora?

Hace como tres años Miguel contactó conmigo y me propuso presentarnos juntos a un concurso de álbumes ilustrados. No nos conocíamos a pesar de estar tan cerca, pero él supo de mí por amigos escritores comunes y yo acepté sin dudar cuando leí varios de los textos que tenía, que eran todos encantadores.

¿Es la primera vez que ilustra un libro infantil?

Que haya sido publicado, sí. Tengo algún que otro proyecto, pero está pendiente de un último empujón.

¿Qué van a encontrar los lectores en vuestro libro?

La historia es la de Nico, un niño divertidísimo al que le encanta saltar sobre su cama. Un día lo hace con tanta fuerza que sube altísimo, incluso llega hasta la luna y las estrellas, sin embargo, la caída es tan pronunciada que acaba descendiendo mucho más de lo que imaginaba… La intencionalidad última y fundamental es que el lector se quede con la idea de que en la vida todo lo que sube suele bajar, y que debemos disfrutarla tanto cuando estamos muy muy arriba como abajo del todo. Es un cuento de resiliencia y positividad.

En tu caso, Miguel, ¿cómo comenzaste en el mundo de la literatura infantil?

Por casualidad. A mí siempre me ha entusiasmado el género infantil, pero solo escribía narrativa para adultos hasta que, un día en el año 2013, surgió la posibilidad de trabajar en un proyecto infantil coeducativo el cual funcionó muy muy bien. Y hasta ahora, que con esta nueva publicación ya son 10 los libros infantiles que han visto la luz.

Meluca, el proceso de ilustrar un libro infantil, ¿es distinto al de otro tipo de literatura? ¿Cómo se prepara?

Siempre he pensado que la palabra ilustrador/a es muy grande para mí. Yo no tengo demasiada experiencia específica en este campo y la verdad es que desconozco si hay una forma de trabajar más adecuada que otra; yo funciono bastante por instinto. El proceso empezó con una puesta en común de ideas con Miguel, siguió con los bocetos y creación del personaje y finalmente tuve que hacerlo moverse en las distintas escenas del cuento, intentando guardar siempre la misma línea estética. Por otro lado, creo que el proceso de ilustrar un libro infantil es igual al de otros tipos de literatura a excepción del estilo del dibujo, aunque el mío se caracteriza por tener mucho de infantil por lo que esa diferencia en mi caso se diluye bastante.

Para ti, Miguel, ¿cómo ha sido la experiencia de trabajar en común y cómo ves el resultado final?

Buenísima. La verdad que con Meluca es muy cómodo trabajar y cualquier indicación que le he podido señalar a nivel ilustrativo la ha aceptado de buen grado y no hemos tenido ningún problema. Y respecto al producto final del libro, creo que ambos estamos satisfechos ya que la editorial, a la que estamos muy agradecidos, nos ha facilitado en todo momento el poder opinar y modificar detalles de la maquetación y el diseño del cuento, por lo que el resultado ha sido el que nosotros queríamos. Ahora solo falta que guste a la gente, especialmente a los más pequeños.

Y para ti, Meluca, ¿has disfrutado experiencia?

Personalmente, estoy contentísima de haber trabajado con Miguel. Es una persona tan agradable que te lo pone todo muy fácil y a pesar de ser su texto, en ningún momento interfirió en mi libertad a la hora de interpretarlo. Para cualquier creativo es importantísimo este punto. Es cierto que los dos hemos comentado cosas sobre el “territorio” del otro (él ha podido darme ideas en la ilustración igual que yo lo he hecho en el texto). Cuando se respeta el trabajo del otro, todo sale rodado porque las propuestas del otro se ven como aportación y nunca como crítica.

Miguel, ¿te planteas futuras colaboraciones con Meluca?

Por supuesto, aunque esto es cosa de dos, habría que preguntarle también a ella. No tengo ninguna duda de que Meluca y yo encajamos perfectamente a nivel narrativo y pictórico, así que, claro, yo estaría encantadísimo.

Y tú Meluca, ¿continuarás realizando este tipo de trabajos?

Por supuesto que sí. Siempre había tenido la ilusión de hacer cuentos y la propuesta de Miguel me vino fenomenal para dar el primer paso, así que seguro que no es el último.

Ana Monléon – Fotos:A.M Meluca y Alayrach ilustran y escriben un cuento infantil