El Ayuntamiento de Navajas ha exigido a la Generalitat Valenciana los 300.000 euros que se le adeudan y cuyo plazo de cobro concluye este mismo año.

Dicho importe fue concedido por el Gobierno Valenciano al anterior equipo de gobierno local en el año 2012 para construir el auditorio Amuna, de tal forma que la subvención debía ser entregada de forma fraccionada a razón de 100.000 euros al año.

Sin embargo la Administración Autonómica, según la nota emitida al respecto por el gobierno local, “no ha abonado los importes pendientes de estos últimos tres años. La cantidad pendiente de abono, que hemos reclamado, es de 300.000euros”.

El dinero ha sido reclamado esta semana por los dirigentes locales en una reunión mantenida con el Conseller de Economía, Rafael Climent, ante el que expusieron “la grave situación económica en que se encuentra Navajas, derivada del despilfarro y oscurantismo en la gestión del dinero público que se produjo en las anteriores legislaturas de gobierno del Partido Popular”.

“Es de agradecer al Conseller la cercanía y sensibilidad que mostró ante la situación de Navajas,  estableciendo un diálogo constructivo sobre posibles caminos a seguir y manifestando que nuestro pueblo tiene abiertas las puertas de su Consellería” .

El Ayuntamiento de Navajas según los nuevos dirigentes locales se encuentra en situación de bancarrota y la situación es “de tal gravedad que resulta imposible si quiera encontrar un camino sin el apoyo de las instituciones provincial, autonómica y nacional”, máxime teniendo en cuenta que en las arcas municipales solo hay 14.000€.

El anuncio de la situación, se produjo apenas un mes después de la toma de posesión de las nuevas corporaciones locales, y fue dado a conocer por el grupo de Alternativa por Navajas a través de las redes sociales, en las que los partidos políticos parecen haber encontrado el mejor medio para comunicarse con sus votantes y dar a conocer su gestión.

El grupo de Alternativa por Navajas ha determinado el estado de quiebra municipal después de “hacer un estudio pormenorizado de la situación de las cuentas y más especialmente la deuda que tiene contraída el Ayuntamiento, llegando a la conclusión que el Ayuntamiento de Navajas está en bancarrota”.

La deuda municipal, que en total supera los 5.500.000 €, sitúo al municipio hace tres años en los primeros puestos de las poblaciones más endeudadas de España, ya que se estima que sus habitantes deben unos 7.000 € por vecino.

El nuevo gobierno local de Alternativa por Navajas asegura que al llegar al Ayuntamiento se encontró con que “en los seis primeros meses del año se han gastado aproximadamente el 60% de los ingresos por impuestos que son alrededor de 400.000 € y se deben otros 100.000 en facturas. Quedan disponibles alrededor de 290.000 de los ingresos de impuestos, que servirán únicamente para poder pagar los sueldos de los empleados, primera prioridad”.

Por ello afirman que “las posibilidades del ayuntamiento de gastos están totalmente limitadas. Y se impone un control estricto del gasto. La tarea de Alternativa se va a centran en mejorar la gestión de los pocos recursos de que se dispone el Ayuntamiento, poner en conocimiento de las instituciones superiores esta situación tanto Diputación, como Generalitat y Gobierno de la Nación para buscar soluciones que solo pueden venir de su ayuda y colaboración, además de negociar los prestamos con las entidades financieras para reducir los costes de los mismos y alargar los plazos de pago”.

“El estado es de tal gravedad que resulta imposible si quiera encontrar un camino sin el apoyo de las instituciones. También pedimos la colaboración y comprensión ciudadana, sabemos que vamos a vivir años difíciles pero confiamos en que juntos y con el apoyo de las instituciones lograremos salir de esta quiebra”, afirma el grupo.

La deuda con los bancos, según los datos recabados por ApN supera los 5.500.000 euros, de tal forma que con Bankia mantienen una deuda pendiente 1.285.478,85 € y de capital vencido y no pagado 13.370,01 €, a los que hay que sumar los intereses de demora 6.151,14 €, lo que en total suma 1.305.000 €; con Caixabank la deuda pendiente es de 354.092,12 €, con capital vencido y no pagado de 354.092,12 € e intereses de demora 106.200 €, lo que suma 460.292,12; con el Banco Popular el pago de proveedores del año 2012 mantienen una deuda pendiente 3.456.773,46 €, más intereses de demora 67.870,25 €, intereses ordinarios 498.881,90 € e intereses pagados con la retención de la Transferencias del Estado – 172.144,86 €.

El reiterado impago de dicha deuda genera unos intereses de demora adicionales que situados en torno a los 300 € diarios.

Por otro lado las deudas contraídas con los proveedores de bienes y servicios correspondientes al año 2014 ascienden a 26.601,13 €, y al año 2015 a 101.953,00 €, estando sin contabilizar todavía las facturas encontradas relativas al año 2013.

Navajas exige dinero al Consell

Chelo Torrejón.