Ofrenda de flores del Berro

Camareras de la Virgen 2015. Foto: José Plasencia

Hace ahora un siglo los alturanos sufrian por la falta de agua. Hoy en día, cien años después, los vecinos del pueblo padecen el azote del fuerte temporal de lluvia que ha desbordado el río Palancia, aunque esto no les impide disfrutar de los actos conmemorativos del Centenario del Descubrimiento del Manantial del Berro que no han tenido que suspenderse por la lluvia, como es la Ofrenda de Flores del Berro de Altura a la Virgen de la Cueva Santa.

La Iglesia parroquial ha acogida la Ofrenda de flores del Berro

Así la Iglesia Parroquial de San Miguel Arcangel se ha llenadado esta tarde de cientos de personas en la Ofrenda de Flores a la Virgen de la Cueva Santa, que finalmente se tenido que celebrarse en el interior de la misma en lugar de en el sitio de constumbre para no ser suspendida.

El templo rebosaba aromas, destellos de tejas y blondas de mantilla, ya que este año por ser el centenario se habñia invitado a participar a todas las Camareras y Llevadoras de la Virgen que ha habido en la historia de esta fiesta.

Ofrenda de flores del Berro

Grupo de jotas. Foto: José Plasencia,

La celebración ha finalizado con una actuación del grupo de jotas de la localidad, el cual ha sido fuertemente aplaudido por el público.

Los alturanos celebraran mañana si el tiempo lo permite una de sus fiestas más importantes, la Encarnación, con la que la población festeja el nacimiento del manantial de El Berro, que desde el año 1915 abastece de agua potable a la población.

La búsqueda del manantial fue una titánica lucha entre las fuerzas de la naturaleza y el férreo empeño de los habitantes del pueblo, los cuales no dudaron en unirse a principios del siglo para oradar la tierra y buscar el preciado elemento.

El manantial está ubicado a treinta metros de profundidad y estos días puede ser visitado por los vecinos en las visitas guiadas organizadas por el Sindicato de Riegos a través de la galería de bajada en vertical hasta el mismo nacimiento del manantial del Berro.

Chelo Torrejón.

OFRENDA_6868-D-W