Francisco Pérez Ardit.

JUZGADO Y EL RESULTADO DE LAS ELECCIONES MUNICIPALES DE SEGORBE, DEVUELVEN EL INMUEBLE DE LA CUEVA SANTA, A SUS LEGALES POSEEDORES.

El pasado 22 de mayo del 2015, el Juzgado de lo Contencioso nº 2 de Castellón, impuso al alcalde en funciones, Sr. Calvo, la primera multa coercitiva, personal e intransferible, de 300 €uros. Dentro de la ejecución definitiva del expediente de expropiación del inmueble, con el apercibimiento expreso de poner en conocimiento de la Fiscalía, sí impuestas las tres primeras multas, no se cumplía la resolución de 10 de junio de 2014. Notificada personalmente en fecha del 22/09/2014, sin que haya habido cumplimiento de la resolución dictada y que condenó al Ayuntamiento a pagar por daños y perjuicios, la cantidad de 18.267,62 €.

Después vinieron los resultados de las elecciones municipales, que acabaron con la mayoría absoluta que manejaba dictatorialmente el Sr. Calvo, durante dos décadas. Habiendo llevado a cabo, junto con su “mozo de estoques” y el resto de sus equipos de gobierno, los mayores atropellos urbanísticos conocidos en la historia de Segorbe. Entre ellos, alguno como el que nos ocupa, dirigido personalmente contra sus ciudadanos que no piensan como él, ni le ríen sus gracias.

Desde el pasado miércoles 3 de junio, ya se ha devuelto el inmueble a sus legítimos propietarios. Abortando la expropiación que nunca se tenía que haber llevado a cabo, ni por los argumentos esgrimidos, ni por sus motivaciones. Que el TSJCV, ha ido anulando a través de Sentencias firmes, cuyos argumentos jurídicos y alusiones a jurisprudencia clarificadora, han sido contundentes y demoledoras. Anulando los caprichos y persecuciones personales de la máxima autoridad municipal. Habiendo dispuesto del uso y disfrute de la posesión de la finca, sin ninguna justificación fehaciente, desde el 28/11/2011, hasta hoy. O sea, 3 años, 6 meses y 6 días.

Queriendo trasladar la propiedad a la población en general, el apoyo y ánimo recibido de forma anónima y abierta, durante la usurpación municipal cometida. Y a los incomprendidos y mal informados, que no conocen la realidad y que han sido manipulados con la información propagandista del poder establecido, pedir disculpas y estar dispuestos a informar de primera versión. Pidiendo que ante la duda e incertidumbre, se pongan en la piel de la propiedad, aunque fuera por un instante.

Esperando todavía, las disculpas municipales, de los autores de tal atropello contra la propiedad privada y a sus conciudadanos, que les han originado unos gastos desorbitados en defensa jurídica y de representación procesal, intereses bancarios del capital dispuesto y su consiguiente condena de daños y perjuicios, por la apropiación que se ha declarado ilegal por sus tribunales.